Google amaneció hoy 17 de febrero con un nuevo doogle del doctor japonés Michiaki Takahashi, un virólogo que marcó la historia al realizar la primera vacuna contra la varicela. La vacuna generó cambios en el mundo a la hora de luchar con la enfermedad.

¿Quién fue Michiaki Takahashi?

Takahashi nació en Osaka, Japón el 17 de febrero de 1928. El profesional de la salud logró su título de médico en 1954 en la Facultad de Medicina de la Universidad de Osaka y completó en 1959 el Curso de Posgrado en Ciencias Médicas, con especialización en virología del poxvirus.

El médico empezó a especializarse en virología cuando su hijo mayor Teruyuki comenzó a padecer varicela mientras estudiaba en Estados Unidos, lo llevó a realizar la vacuna contra la varicela en 1971. La investigación fue complicada, pero llegó a su fin en 1973. En 1984, la dosis fue aprobada por la OMS como vacuna contra la varicela.

Después de retirarse de la Universidad de Osaka, se le otorgó el título de profesor emérito. Murió el 16 de diciembre de 2013 de insuficiencia cardíaca.

¿Qué es la varicela?

La varicela es una infección generada por el virus de la varicela-zóster. Causa una erupción en la piel con picazón y pequeñas ampollas con líquido. La varicela es muy contagiosa para personas que no han tenido la enfermedad antes o no se han vacunado. En la actualidad, hay una vacuna disponible que protege a los niños contra la varicela.

Síntomas:

La erupción de ampollas que dan comezón generada por la infección de varicela se dan de 10 a 21 días después de la exposición al virus y, tiene una duración entre cinco y 10 días. Otros signos y síntomas, que pueden aparecer uno o dos días antes de la erupción, incluyen los siguientes:

  • Fiebre
  • Pérdida del apetito
  • Dolor de cabeza
  • Cansancio y sensación de malestar general

3 fases de la varicela

  • Bultos rojos o rosados elevados (pápulas), que brotan durante varios días
  • Pequeñas ampollas llenas de líquido (vesículas), que se forman en aproximadamente un día y luego se rompen y drenan
  • Costras y escaras que cubren las ampollas abiertas y tardan varios días en curarse