Seattle Mariners empezó a moverse de cara la temporada 2022 de la MLB y adquirió al segunda base Adam Frazier este sábado en intercambio con San Diego Padres, enviando al lanzador zurdo Ray Kerr y el jardinero Corey Rosier al conjunto de la ciudad del Estado de California.

Frazier, quien cumplirá 30 años durante la próxima campaña regular, no terminó de encajar en el conjunto de Fernando Tatis Jr. durante el 2021, y San Diego no reemplaza del todo a los prospectos Tucupita Marcano, Jack Suwinski y Mitchell Miliano, envíados a Pittsburgh Pirates antes del trade deadline.

Aun así, Kerr puede tocar el triple digito en sus lanzamientos, lo cual le da un upside interesante, además de cumplir con una de las necesidades principales de los Padres en esta offseason. Rosier, por su parte, es un joven que aportará profundidad en los niveles inferiores de las menores, con la posibilidad de escalar en el sistema de San Diego.

¿Qué obtienen los Marines en Frazier?

Adam Frazier tuvo uno de los mejores arranques de temporada en la franquicia de los Pirates el año pasado, aunque su stock disminuyó claramente una vez traspasado los Padres, quienes sucumbieron ante la presión de favoritos en la segunda parte de la campaña.

Bateador zurdo que prima el contacto, pero que también tiene un buen ojo al plato, yéndose ponchado solo en un 10.8% de sus turnos, diez puntos por debajo de la media de la liga. Además, Frazier aporta versatilidad en defensiva: la segunda base es su posición predilecta, pero tiene tiempo de juego tanto como parador en corto como en las esquinas de los jardines.

El ex Pittsburgh fue un All-Star la temporada pasada por el lado de la Liga Nacional, y si Seattle encuentra la manera de traer ese rendimiento de nuevo, tendrá una de las mejores partes medias del infield en la liga con él y J.P. Crawford.