Uno de los principales objetivos que tenía Kansas City Chiefs en el Draft 2022 de la National Football League (NFL) era darle a Patrick Mahomes más armas para poder encarar la temporada que se aproxima y ser nuevamente candidatos al anillo de Super Bowl.

Esta necesidad de receptores (tanto wide receivers como tight ends) llega tras la pérdida de uno de los jugadores más importantes de la franquicia, Tyreek Hill. El intercambio con Miami Dolphins dejó un hueco que cubrieron con varios nombres relevantes.

El primero que llegó fue Marquez Valdes-Scantling como agente libre, proveniente de los Green Bay Packers. También de la misma forma, el ex Pittsburgh Steelers JuJu Smith-Schuster se sumó a la plantilla. Finalmente, Josh Gordon y Skyy Moore, novato seleccionado en segunda ronda, se sumaron a las incorporaciones.

El nuevo novato de los Chiefs de Mahomes

Pero tras el Draft, los Chiefs fueron el equipo que se animó a firmar al agente libre no seleccionado, Justyn Ross, receptor de Clemson. El WR demostró un inmenso talento durante sus primeros dos años en los Tigers, Ganando el campeonato nacional con Trevor Lawrence y siendo clave en la final.

 

En 2020 tuvo problemas en la columna vertebral y algunos médicos le recomendaron no seguir jugando al fútbol americano. Volvió en 2021 tras perderse el 2020, pero una fractura en el pie lo limitó toda la temporada. Ahora, los únicos que se animaron a darle una chance, fueron los de Kansas City.