Aaron Rodgers finaliza otra temporada con decepción para los aficionados de Green Bay Packers en la National Football League (NFL). Y una vez más, comienza un periodo de incertidumbre en donde su futuro es el centro de atención.

El mariscal de campo ya tiene 39 años y viene de una de las campañas más flojas de su carrera. Sin embargo, los dos años anteriores fue el MVP de manera consecutiva y se notó que todavía un poco de nafta en el tanque le queda.

A pesar de tener contrato con los Packers, el jugador analiza como en los últimos tres veranos todas sus posibilidades. Seguir en Green Bay, irse a otra franquicia o retirarse son las opciones, pero considerando que recientemente declaró que todavía cree que puede jugar a un nivel MVP (aclarando que no sabe dónde), el retiro parece que podría esperar.

Una franquicia ya aparece en la carrera por Aaron Rodgers

Y aunque esté cerca de terminar su carrera, es un QB histórico y futuro Miembro del Salón de la Fama que puede llevar a un equipo lejos en una temporada. De acuerdo a Adam Schefter de ESPN, los Packers explorarán la idea de un intercambio para que Rodgers juegue en otro lado, pero solo con franquicias de la AFC.

Con eso en mente, hay 15 equipos que pertenecen en la NFC que están fuera de competencia. Y de acuerdo al reportero Peter King, mientras que Green Bay aceptará como mínimo dos selecciones de primera ronda de Draft, el dueño de New York Jets, Woody Johnson, pagaría felizmente ese precio. La pregunta sería si Rodgers quiere jugar en New York. Lo cierto es que, si pasa, no cambiará el verde en su vestimenta.