Un verdadero escándalo en el Fútbol Femenino de los Estados Unidos se ha desatado en las últimas horas, luego de que se dieran a conocer denuncias por comportamiento abusivo e inapropiado de un entrenador a jugadoras, durante más de una década.

La situación fue expuesta por el portal The Athletic, y apunta a que el inglés Paul Riley, de 58 años, cometió abusos en contra de futbolistas durante su paso por equipos como Portland Thorns y North Carolina Courage, ambos de la National Women's Soccer League (NWSL).

La denuncia fue realizada por las jugadoras Sinead Farrelly y Meleana Shim, quienes reconocieron que el entrenador las obligó, incluso, a sostener relaciones sexuales, lo que había sido denunciado a la liga estadounidense hace un tiempo, y que fue desestimado.

Escándalo en fútbol femenino de Estados Unidos
 

Tras conocerse estas denuncias, Riley fue despedido por la escuadra de Carolina del Norte, mientras que la Federación de Fútbol (US Soccer) le retiró la licencia para dirigir; mientras que el británico aseguró ser inocente de los cargos, aunque reconoció haber salido de fiesta con las futbolistas. 

Por su parte, las figuras de la Selección de Estados Unidos, como Alex Morgan y Megan Rapinoe, aseguraron en redes sociales que la NWSL había sido informada anteriormente sobre estos acontecimientos, pero dejaron pasar las denuncias en contra del técnico.

"La liga fue informada de estas acusaciones varias veces y se negó varias veces a investigarlas. La liga debe aceptar la responsabilidad de un proceso que no protegió a sus propios jugadores de este abuso", sentenció la delantera. 

Lo más leído: