Una sorpresa de nivel mundial fue la que se dio en el comienzo del fútbol femenino en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, luego que el máximo favorito, la Selección de Estados Unidos, cayera por 0-3 ante Suecia en su debut por el Grupo G, tomando en cuenta que es el último campeón del mundo.

Si tomamos en cuenta que apenas ha perdido una veintena de partidos en toda su historia, el equipo de las Barras y las Estrellas sufrió en la capital japonesa la peor derrota de su historia, una afrenta que fue asumida en el vestidor por una de sus máximas figuras.

Hablamos de la delantera Megan Rapinoe, que ingresó en el minuto 64 de juego en reemplazo de Tobin Heath, y que dio la cara por la derrota de Estados Unidos en el estreno de Tokio 2020, realizando un crudo y honesto análisis sobre lo ocurrido ante las suecas, que acabó con una racha de 44 partidos invictas.

El crudo análisis de Megan Rapinoe por debut en Tokio 2020
 

La atacante partió señalando tras el compromiso que "es frustrante, y lo es más que sea Suecia. Encontraron mucho espacio. Ni siquiera sé cuántos goles hemos cedido este año. No recuerdo la última vez que cedimos un gol. Así que conceder tres no es genial".

Luego, Rapinoe fue enfática en asegurar que "nos patearon el trasero, ¿no?... Pensé que estábamos un poco tensas, un poco nerviosas, haciendo tonterías; no hay tiempo para pensar en si Suecia está viviendo en nuestras cabezas o no. Tenemos otro partido en tres días".

Por su parte, el entrenador estadounidense, Vlatko Andonovski, sostuvo de cara a los próximos partidos que "no va a ser fácil. Tenemos que obtener resultados positivos en los próximos dos partidos, pero el hecho de que todavía hay una posibilidad significa que sé que este equipo no se rendirá".