Son contadas las veces en que la Selección Femenina de Estados Unidos sale de la cancha con una derrota, y cada vez que ocurre es una sorpresa a nivel mundial, más aún cuando arrastraba un invicto histórico de 44 partidos sin conocer de caídas, dándose en el peor momento posible: su debut en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Fue el 19 de enero del 2019, en la ciudad de Le Havre, donde el equipo de las Barras y las Estrellas sufrió su última derrota, en un partido amistoso ante Francia, es decir, pasaron dos años, seis meses y dos días, con cambio de entrenador incluido, para que perdieran un juego.

Y ocurrió en la instancia más inesperada, en su debut en el Grupo G de Tokio 2020, en el Estadio Olímpico de la capital de Japón, donde Estados Unidos tuvo la peor presentación de su historia y cayó por 3-0 ante Suecia, sufriendo la caída más grande de su exitosa trayectoria.

La peor derrota en la historia de Estados Unidos Femenino
 

Los goles de la caída del Team USA en suelo nipón fueron convertidos por Stina Blackstenius en dos oportunidades (25' y 53'), más Lina Hurtig (72'), para colocar al cuadro norteamericano como colista de su zona sin sumar unidades, tomando en cuenta lo ocurrido más tarde.

Porque luego de su caída, Estados Unidos observó cómo su próximo rival, Nueva Zelanda, cayó por 2-1 ante su par de Australia, en un encuentro donde el equipo de Vlatko Andonovic está obligada a llevarse la victoria para tener un lugar en los cuartos de final. Este partido se disputará el próximo sábado 24 de julio, a las 7:30 AM (Hora del Este).