El tercer partido de Pablo Marini al frente de Liga de Quito llegó en la vuelta de los octavos de final de la Copa Sudamericana. Los 'Albos' debían revertir el 1-0 en contra del encuentro de ida en la capital ecuatoriana, por lo que tomó el control del balón, pero sin generar ni una sola jugada de peligro en el arco de Gremio.

+ Ángel Mena llegaría un gigante de México por 3 millones de dólares

+ Jaime Ayoví tiene nuevo equipo para el segundo semestre

+ Liga de Quito pagará 750 mil dólares por un jugador extranjero

En la primera llegada de los brasileños al área del 'Rey de Copas', llegó el 1-0. En una jugada en la que levantaron un centro desde la derecha, Luis Caicedo marcó de manera infantil, por lo que Diego Souza pudo cabecear. El remate de Souza fue muy débil, pero Adrián Gabbarini tuvo un error grosero y el balón ingresó de manera lenta tras la mala reacción del argentino.

El nivel de Gabbarini no ha sido bueno durante todo el año, y ya ha tenido varios errores que han perjudicado al equipo. El gol fue un baldazo de agua fría para los 'Albos', perdieron el balón y Gremio empezó a pisar más el campo rival. Liga no mostraba sorpresa en el ataque y la falta de creación volvió a ser un problema.

Pablo Marini no ha podido darle un funcionamiento colectivo al equipo, y al no tener un extremo derecho de buen nivel, Liga no tiene nadie que ayude a Pedro Pablo Perlaza a atacar. Jhojan Julio es otro de los futbolistas que no es aporte para el equipo, por lo que la generación de fútbol no existe.