La era de Pablo Marini en Liga de Quito comenzó hoy frente a Gremio por los octavos de final de la Copa Sudamericana. El partido inició con los 'Albos' teniendo el control del balón, pero sin mucha claridad para encontrar espacios en el área rival. Dos disparos de Luis Amarilla en los que el paraguayo tuvo que crearse espacios solo, fue lo más peligroso de Liga en los primeros 20 minutos. Tras esas jugadas de peligro, los errores defensivos siguen siendo los mismo y en un contragolpe Gremio puso el 1-0 tras un desastre de la última línea blanca.

+ Pervis Estupiñán y su reacción al ser incluido en el once ideal de la Copa América

+ Es ecuatoriano: Se revela el nombre del delantero que llegaría a Liga de Quito

+ "¿Creen que soy estúpido?" Hernán Barcos rompió el silencio sobre su salida de Liga de Quito

Marini intentó ocupar con mucha gente los carriles interiores de la cancha, pero José Quinteros y Luis Ayala nunca pudieron ser profundos. El DT argentino optó por no darle amplitud al equipo al jugar sin extremos fijos, Gremio se encerró y Liga nunca pudo hacer daño. El primer tiempo no tuvo cambios y finalizó 1-0 con los 'Albos' mostrando pocos cambios respecto a lo que hacía Pablo Repetto.

En el segundo tiempo Marini realizó tres cambios muy rápido para intentar cambiar la cara del equipo. El ingreso de Kevin Mercado y Pedro Pablo Perlaza le dio mucho más peligro por las bandas y empezaron a encontrar espacios debio a que Gremio tuvo que abrirse para marcar las bandas. El 'Rey de Copas' mejoró, pero no podía convertir las jugadas que se generaban en el arco rival.

A pesar de los cambio ofensivos que realizó el DT de Liga de Quito, la falta de peso en ataque tras la salida de Luis Amarilla quedó en evidencia. Los 'Albos no pudieron vulnerar la deensa de Gremio y el marcador no se movió. Ahora deberán buscar la victoria en Brasil para poder clasificar a los cuartos de final.

El partido demostró que se necesitarán fichajes para que Marini pueda implementar su idea de juego, la falta de extremos que cambien el ritmo del equipo es muy evidente. Los 'Albos' deben hacer muchos cambios y varios jugadores no están a la altura. El nuevo DT lleva pocos días y habrá que esperar para ver si su trabajo puede cambiar la forma de juego del equipo.