En general, es difícil asociar a la gran final del fútbol americano de la National Football League, el Super Bowl, con los Minnesota Vikings. Aunque puede que en el 2022 se pueda establecer una relación entre ambos gracias a una combinación letal.

Los Vikings han tenido una aceptable temporada, aunque por errores propios su récord no es el mejor. Con cinco victorias y seis derrotas, intentarán llegar al .500 este fin de semana ante Detroit Lions, una tarea que, en principio, parece accesible.

Hay dos jugadores que, cuando se combinan, potencian las capacidades del conjunto de Mike Zimmer. Si Minnesota logra juntarlos de buena manera, el Super Bowl 2022 podría estar a la vuelta de la esquina para los Vikings.

Justin Jefferson y Kirk Cousins, imparables juntos

Las estadísticas marcan que la combinación entre el ex mariscal de Washington y el receptor surgido de LSU es una de las más letales de la National Football League en ambos lados de la pelota. Cousins ha buscado en 98 oportunidades a Jefferson esta temporada, logrando 67 recepciones para 1.027 yardas y seis anotaciones. Es la mayor cantidad de pases de un QB a un WR sin una intercepción en toda la liga esta temporada.