Era una cita con el presidente de Estados Unidos Joe Biden y él no podía faltar. Tom Brady lideró a Tampa Bay Buccaneers hasta la victoria en el Super Bowl LV y, como era de esperarse, la estrella de la NFL se llevó la atención de las cámaras durante la visita a la Casa Blanca. ¿Qué pensará Donald Trump?

A lo largo de la carrera política de Trump, el expresidente de USA presumió la amistad que tenía con Brady y muchos se animaron a decir que Tom apoyaba la reelección de Donald porque en 2015 el quarterback manifestó que “sería genial que fuera presidente alguien con el que jugué golf”.

Además, en el casillero de Tom Brady cuando jugaba para New England Patriots se vio una gorra con el lema de la primera campaña de Donald Trump: “Hacer grande a Estados Unidos”, pero, al parecer, todo cambio y la ‘traición’ de TB12 llegó en la mismísima Casa Blanca y con nadie más y nadie menos que Joe Biden.

Cuando Brady tomó la palabra durante la visita de los Buccaneers a la Casa Blanca tuvo tanta confianza con Biden que hasta se animó a bromear con el presidente de Estados Unidos y utilizó para sí mismo el apodo que Donald Trump le puso a Joe. ¿Nace una nueva amistad?

La ‘traición’ de Tom Brady a Donald Trump con Joe Biden en la Casa Blanca     

“Entramos en racha. No había mucha gente que creía que podíamos ganar. Es más, creo que el 40% de la gente sigue creyendo que no ganamos. ¿Puede creer eso, señor presidente?”, afirmó Brady y Biden respondió: “Puedo entenderlo, sí”.

Y la cercanía entre Tom Brady y Joe Biden no pararía ahí: “En 21 años, pierdo una vez la noción de qué down es y comienzan a decirme ‘Sleepy Tom’. ¿Por qué me harían eso?”, sostuvo el quarterback más ganador de la NFL en tono de broma por el apodo de “dormilón” que le puso Donald Trump al actual presidente de Estados Unidos.