Hablar del apellido Ormeño en Colo Colo es hablar de historia pura, partiendo por Raúl Ormeño, el ‘Bocón’. Nacido y criado en los albos, defendió la camiseta del Cacique entre 1975 y 1991, logrando siete títulos de primera división, seis Copa Chile y, como si fuera poco, una Copa Libertadores de América.

Álvaro Ormeño, hijo de Raúl, llegó al primer equipo en 2005 y se mantuvo ahí por dos años antes de salir a Gimnasia y Esgrima de La Plata, para después volver a los albos el 2010 y completar dos años más con el Cacique en el pecho.

El último Ormeño en estar ligado a los albos, pese a que fue en sus divisiones inferiores, es Martín Ormeño, lateral derecho de 22 años de Deportes Recoleta en la Segunda División Profesional pero que jugará el ascenso el próximo año tras haberse coronado campeón, cuarto hijo de Raúl y hermano de Álvaro, quien incluso compartió camarín con figuras que hoy son del plantel de honor de Colo Colo como Iván Morales y Carlo Villanueva.

“Yo crecí con ellos en cadetes. Me pone feliz que Iván sea goleador de Colo Colo y esté nominado a la Selección, y también por Carlo”, aseguró en una entrevista concebida al diario Las Últimas Noticias.

El futuro le pudo haber deparado una carrera en los albos, pero las desgracias tocaron su puerta: “Cuando era juvenil, a los 18 años, me dio una infección a la sangre por una bacteria que entró por una herida. Estuve grave y a punto de morir, me salvó el doctor Luis Maya de Colo Colo que hizo todo rápido para que me ingresaran a la clínica y me pusieran algo fuerte. Estuve seis meses parado y después quedé con una pubalgia. En una juvenil, medio año es brutal, porque en Colo Colo están los mejores, o aparecen los que estaban arriba o los más chicos suben. El 2018 pedí salir”, recordó.

Para cerrar, Ormeño se define como “lateral derecho, una de mis virtudes es la velocidad. Mido 1.83 y peso 76, soy el más alto de los Ormeño”. Asegura que, de los mano a mano, siempre sale “Bien parado, aunque creo que Messi es el único jugador que va a un duelo y lo gana” y, para finalizar, no escondió su gran deseo de volver a los albos algún día: “Obvio, es uno de mis sueños, me gustaría volver, todo depende de mí”, sentenció.