El fichaje de Cabecita Rodríguez por el América ha generado mucha expectativa en la afición, pero también polémica. Y es que Cruz Azul, club en el que militaba antes el delantero uruguayo, y con el que fue campeón, también deseaba repatriarlo desde Arabia Saudita, aunque según acusaron, la operación implicaba demasiado dinero.

El director deportivo de la Máquina Cementera, Jaime Ordiales, señaló que el América pagó muchísimo por el fichaje de Cabecita, incluso más que lo que hubiese podido la MLS. Desde Coapa, la respuesta no tardó en llegar, a cargo de Héctor González Iñárritu, presidente operativo del Club América, quien desmintió que la operación haya implicado grandes sumas de dinero.

"Me llevo bien con Jaime pero no. Se está cubriendo creo yo. No voy a decir cantidades, pero está totalmente equivocado. Con Jonathan Rodríguez sí fue un arreglo bastate atractivo para el club, creemos que es un jugador importante para el futuro y con Néstor Araujo también, el costo estaba dentro de un razonamiento financiero que nos convenía", manifestó González Iñárritu.

Por otro lado, el presidente operativo habló sobre cómo es trabajar junto a Santiago Baños dentro de la estructura: "Tengo una magnifica relación con él, una gran comunicación con él; tenemos debates, cuestionamientos, lo platicamos, pero a final de cuentas la decisión final la tiene él y esto lo habló con el Tano (Ortiz) para ver las posibilidades de refuerzos. Decidieron que necesitábamos un jugador en la parte de arriba y uno que reforzara la defensa. A final de cuentas se decidió por Araujo y Jonathan”, manifestó.

¿Qué dijo Jaime Ordiales?

El pasado 22 de junio, en diálogo con ESPN, el director deportivo explicó por qué no llegó Cabecita Rodríguez a Cruz Azul: "Hace un mes hablé con Gerardo Rabajda (representante) para ver alguna posibilidad ante su inactividad. Él me dijo: 'Ni le muevas, en la MLS van a pagar más de lo que pagó Arabia, los del LAFC'. Asumí que era imposible porque en Cruz Azul se acabaron los pagos estratosféricos. Y el día de la presentación de las sedes mundialistas en el Estadio Azteca, la gente del América se acercó a decirnos: 'Ya cerramos al Cabecita' y yo me quedé sorprendido, pero así fue", explicó Ordiales.