Las consecuencias de la derrota contra la Generación Dorada Argentina que los llevó a disputar la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos Atenas 2004 fue tal que hasta le quitaron las ganas a LeBron James de seguir jugando para Estados Unidos. ¡Emanuel Manu Ginóbili hizo de la suya!

Netflix realizó un documental sobre ‘El Equipo Redención’, aquel grupo de jugadores que iba por la revancha en los Juegos Olímpicos Beijing 2008 tras perder con Ginóbili y Argentina en las semifinales de Atenas 2004 por 89 a 81 puntos. Manu se despachó con 29 unidades en aquella histórica victoria para que LeBron y USA tuvieran que jugar por la medalla de bronce.

Según el documental de ‘The Redeem Team’ (El Equipo Redención), la NBA ejerció presión para que las estrellas emergentes de la liga, LeBron James, Dwyane Wade y Carmelo Anthony, estuvieran con Estados Unidos en los Juegos Olímpicos Atenas 2004. ‘El Rey’ nunca se sintió cómodo en ese equipo de USA y no dudó en hacerlo público.

No creí que me hubiera ganado esa oportunidad. Fue el verano siguiente a mi primer año en la NBA y solo pensaba en estar con mis amigos y mi familia, y entrenar (…) Cuando veías a los más jóvenes, Melo, D Wade y a mí, estábamos intentando descubrir cómo encajábamos en todo esto”, afirmó LeBron James en el documental ‘The Redeem Team’ (El Equipo Redención) y la confesión tras perder contra Emanuel Manu Ginóbilila Generación Dorada Argentina estaba por llegar.

 

 

La confesión de LeBron tras perder con Argentina: ‘No quería volver a jugar con USA’

No hubo química con los más experimentados como Allen Iverson y Tim Duncan. El entrenador Larry Brown les daba pocos minutos a los jóvenes, LeBron James tan solo jugó tres minutos contra Argentina en semifinales, así que el resultado fue un fracaso para Estados Unidos. Luego de perder contra Manu Ginóbili y la Generación Dorada Argentina, y ganarle a Lituania la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos Atenas 2004, ‘El Rey’ hizo una inesperada confesión en el documental ‘El Equipo Redención’, de Netflix.

“Estaba en el podio con la medalla de bronce y pensé: ‘Esta mierda fue una pérdida de tiempo’. En ese momento no quería volver a jugar para el equipo de USA”, confesó LeBron James.