La selección chilena vive el tramo final de las eliminatorias sudamericanas rumbo a Qatar 2022 y si el apremio por la posición en la tabla de posiciones es alto, una serie de complicaciones que le han salido al paso, perturban el futuro de la Roja.

Arturo Vidal fue expulsado en la magra noche ante Ecuador en San Carlos de Apoquindo y la FIFA lo castigó con tres partidos, es decir, sólo podrá volver a jugar ante Uruguay en la última fecha, no hay que argumentar mucho respecto a lo lo que pierde el equipo de todos sin el King.

A lo del volante del Inter de Milán se le suma además que Chile fue castigado por cantos discriminatorios, fuegos de artificio e invasión al campo de juego, por lo que ante los charrúas, no habrá público en las gradas.

¿Más? Sí, porque la nueva oleada de coronavirus ha hecho que algunas comunas hayan retrocedido en el Plan Paso a Paso del Ministerio de Salud y hoy se supo que una de ellas es Calama, justo donde el 27 de enero la Roja enfrentará a Argentina.

Es decir la ciudad cuna de Cobreloa vuelve a Fase 3, por lo que la Asociación Nacional de Fútbol Profesional debe reducir el aforo del Zorros del Desierto.

Esto quiere decir que de los 8.469 iniciales, ahora sólo serán 7.259 los hinchas que podrán asistir al estadio con varias restricciones, una de ellas, tener pase de movilidad.

La ANFP pondrá a la venta los boletos el lunes 17 de enero, donde se sabrá con exactitud cuantas entradas podrán ser adquiridas por los fanáticos.