Mario Salas se encuentra sin club en este momento, después de que dejara de ser el entrenador del Wadi Degla de Egipto en mayo de este año por una seguidilla de malos resultados. Un poco antes, a fines de 2020, dejó la banca de Alianza Lima por el mismo motivo y así también sucedió en Colo Colo a principios de 2020.

Si hay algo que caracterizaba a Mario Salas, era su poco temperamento en las conferencias de prensa. Fueron varias las ocasiones en que el director técnico frenó un punto de prensa o simplemente lo suspendió al escuchar el teléfono de algún reportero.

En conversación con ESPN, Mario Salas abordó este tema e hizo una fuerte autocrítica de él como entrenador: “Hubiese tenido otra forma de relacionarme con la prensa y la cual ya me estoy preparando y tratando de enfocarla de otra manera porque pretendo llegar y dirigir equipos grandes de la envergadura de Colo Colo, siento que eso podría haber sido distinto”.

“Trato de tener esa idea de ganar no a costa de cualquier precio, pero sí siempre de forma permanente. Puede que eso sature y sea intenso en algunos momentos y puede ser que de alguna forma haya cometido algunos errores antes, pero siempre estará presente en mí”, dijo sobre su forma de encarar los partidos y los entrenamientos con intensidad.

En la misma línea, señaló que “A mí me gusta ganar de una forma y de repente demuestro incluso cuando ganamos y no me gusta como se hacen las cosas, demuestro mi amargura y mi disconformidad, pero a mí me gusta ganar y eso no lo quiero perder nunca”.

Para cerrar, el DT dijo que sacó lecciones de su paso por la UC y lo que pudo haber generado: “En Católica fueron 3 años y con jugadores que se repitieron durante esos 3 años con la misma idea. Puede ser que a lo mejor haya generado algo que no era muy positivo que, sin duda con la experiencia que tuve, lo podría cambiar”, sentenció.