Sin duda que los trofeos son la sensación deportiva más importante que podemos tener los amantes del fútbol. Los festejos suelen estar más seguidos con el fanatismo que uno tiene por los clubes de fútbol, independiente de los colores, en más de una oportunidad has logrado llevar tu felicidad al resultado de un partido e incluso mucho más por un campeonato.

Pero quienes amamos el fútbol dejamos nuestro cariño por los colores, cuando nos ponemos la camiseta de la Selección Chilena y todos unimos las fuerzas por el bien deportivo de nuestros representantes en los partidos que se deben disputar, considerando que no son todos los fines de semana.

Los dos recuerdos más recientes que tenemos los hinchas de la selección nacional son los trofeos que consiguió el equipo en las respectivas Copa América, las cuales se disputaron en el 2015 y 2016, con una edición especial que se llevó a cabo en Estados Unidos.

Copa América 2015

Un año especial para Chile sin duda. Nuestro país era el anfitrión de esta Copa América que se realizaba como sede central en el Estadio Nacional y donde el equipo de Jorge Sampaoli hizo de local en todos los partidos que disputó.

Chile, como anfitrión de esta competencia, fue parte del Grupo A junto con Bolivia, Ecuador y México, quien fue uno de los invitados por la Conmebol a participar de este torneo que se estaba disputando. El combinado nacional terminó con un invicto en el grupo donde consiguió dos triunfos y un empate.

El elenco nacional logró llegar a la Gran Final de este certamen luego de eliminar a Uruguay y Perú en instancia decisivas. El cuadro de Jorge Sampaoli derrotó a los charrúas por uno a cero con gol de Mauricio Isla, mientras que con Perú se impuso por dos a uno con las conquistas de Eduardo Vargas en dos oportunidades.

Llegada el duelo de la Gran Final. Un partido especial para los chilenos que se debían enfrentar a Argentina. El encuentro terminó con una igualdad sin goles en el tiempo reglamentario y que incluso no se pudo superar en el adicional, definiéndose todo mediante lanzamientos penales.

En esa instancia el elenco chileno se hizo fuerte, donde logró imponerse por cuatro goles a uno a los argentinos. En aquella oportunidad anotaron Matías Fernández, Arturo Vidal, Charles Aránguiz y Alexis Sánchez, respectivamente, mientras que para los trasandinos anotó solo Lionel Messi. Claudio Bravo fue la gran figura evitando el gol de Ever Banega, donde además Gonzalo Higuain falló su disparo.

Copa América 2016

Al año siguiente el elenco nacional llegaba con el cartel de campeón y con la responsabilidad de defender el título obtenido el año anterior. Chile, en ese entonces, fue parte del Grupo D junto con Argentina, Panamá, invitado para esa competencia y, finalmente, Bolivia.

El cuadro comandado por Juan Antonio Pizzi se clasificó en la segunda posición del grupo con seis puntos, dejando como líder a los argentinos quienes cerraron la competencia con campaña perfecta, obteniendo los nueve puntos en disputa.

Chile lograba superar en cuartos de final a México con un goleada histórica de siete goles contra cero con goles de Edson Puch en dos oportunidades, un póker de Eduardo Vargas y Alexis Sánchez, y posteriormente, eliminar en semifinales a Colombia a quienes se impusieron por dos a cero en el marcador con los goles de Charles Aránguiz y José Pedro Fuenzalida en los primeros minutos.

La selección nacional llegaba nuevamente a una instancia de final en la Copa América, la cual fue determinada como Centenario, donde se cumplían los cien años de que se disputaba esta competencia.

El rival de turno en ese entonces fue nuevamente Argentina, que buscaba su revancha de la final anterior. Los resultados se volvieron a repetir teniendo que definir al campeón mediante lanzamientos penales, donde nuevamente Chile se quedó con el trofeo de campeones por segunda vez consecutiva.

Fue en esa oportunidad donde los chilenos que anotaron fueron diferentes a los de la primera final, donde convirtieron Nicolás Castillo, Charles Aránguiz, Jean Beausejour y Francisco Silva. Arturo Vidal había errado su penal, pero que nuevamente contaría con la presencia de Claudio Bravo.

Para Argentina anotaron Javier Mascherano y Sergio Agüero, considerando que fallaron en esa oportunidad Lionel Messi y Lucas Biglia. Chile ganaba la definición por cuatro goles contra uno y obtenía su bicampeonato de la Copa América.