Matías Rodríguez se fue de Universidad de Chile cuando terminó el torneo anterior con la tranquilidad de haber salvado la categoría e incluso clasificando a Copa Libertadores.

El Mati se fue a Defensa y Justicia de Sebastián Beccacece donde sigue atento lo que pasa con la U y se anima a decir que pese al mal momento, se van a salvar

“Sé que por ahí no están en el mejor momento o en el lugar que quisieran estar, pero bueno, no hay que perder la fe. Hay que apoyar a los jugadores, al cuerpo técnico que está hoy y creo que va a quedar una final allá en el norte, no va a ser fácil, pero tengo fe en que lo sacarán adelante”, aseguró en conversación con ADN.

Rodríguez está en el cuadro argentino no sólo junto a su ex técnico en la U, también junto a su gran amigo Guillermo Marino y reitera que la no quiere pensar en desgracias.

“No quiero pensar en lo otro, no me gusta pensar en que puedan jugar la promoción o que puedan descender. Siempre con fe y optimismo en que se da vuelta“, cerró.

La gran final de Universidad de Chile será este sábado a las 18:00 en El Salvador ante Cobresal.