El primer tiempo entre Botafogo y Defensa y Justicia por la ida de los cuartos de final de la Copa Sudamericana no tuvo goles. Pero sí tuvo un momento delicado en donde una patada de Tchê Tchê a la cara de Alexis Soto generó mucha preocupación por el estado de éste último.

Sobre la parte final de la primera parte, de una jugada de pelota detenida en favor del conjunto brasileño, el balón quedó en el aire dentro del área del equipo argentino. Soto trató de cabecear para despejar, mientras que Tchê Tchê quiso hacer una pirueta, pero se encontró con el rostro del lateral izquierdo.

La patada del mediocampista brasileño de 30 años impactó de lleno en el rostro del argentino, quien quedó tendido en el suelo. Rápidamente, el equipo médico de Defensa y Justicia se acercó para atender al jugador. Rápidamente, se comprobó que tenía sangre en su nariz.

El árbitro boliviano Gery Vargas le sacó tarjeta amarilla a Tchê Tchê, pero tras comprobar el estado de Soto con sangre en su rostro, el VAR intervino. Si bien la patada es más que clara, la intención del jugador brasileño no es golpear en el rostro al argentino. Por lo tanto, el juez mantuvo su decisión y no expulsó al ex Sao Paulo y Atlético Mineiro, más allá de la protesta del lado de Defensa.

Botafogo fue más que Defensa y Justicia en el primer tiempo con sus ataques al espacio. Beto Bologna fue figura con un par de atajadas importantes para sostener el 0-0 al final de los primeros 45 minutos.