El pitazo de Wilmar Roldán Pérez se escuchó en el Estadio Nilton Santos y la Selección Argentina se fue con gusto a poco. Un empate más. Otra vez sintiendo que merecía la victoria, pero teniendo que conformarse con un punto. ¿Qué sacó de positivo Lionel Scaloni de este nuevo choque con Chile? Lionel Messi, su bandera, está encendido. El 10 la rompió y, aunque se fue con la misma sensación del hincha, sabe que tendrá revancha en esta Copa América que recién comienza. Ya lo dijo, quiere "dar el golpe".

Acomodó la pelota. Miró a Claudio Bravo, que ya le había sacado un tiro libre del ángulo por las Eliminatorias, y se animó a ir por más. Un poco más de rosca. Con menos carrera. Rozando la perfección, como su carrera profesional. Así la acarició La Pulga e hizo estallar al pueblo argentino, que ya venía emocionado por la apertura maradoniana y necesitaba gritar un gol de Messi. Y allí comenzó la función del rosarino, que no pudo tener final feliz.

+Así fue el emotivo homenaje a Diego Armando Maradona

Desde el gol, el del Barcelona estuvo enchufadísimo. Comprometido en la creación, haciéndose eje y ¡hasta siendo el primero en presionar la salida chilena! Con algunas pinceladas, el 10 terminó siendo el mejor del debut argentino en esta Copa América 2021. Pases filtrados, cambios de frente, un gran encuentro de Leo. Como para ilusionar a todo el país, que ya no aguanta la ansiedad y se imagina una final en el Maracaná.

+Las mejores jugadas de Messi y la Selección Argentina vs. Chile

Lionel Scaloni y el nuevo lugar de Messi en la Selección Argentina 

Sin llegar a la Messidependencia que tanto se le ha criticado a la Selección Argentina, Lionel Scaloni hace importante al 10 dentro de la cancha. Si bien no pasan todas las pelotas por sus pies (no es positivo porque el juego se vuelve predecible), La Pulga siempre se encuentra con el balón de tres cuartos para adelante, donde más lastima. Allí, el DT ya no corta ni pincha. Su trabajo está hecho. El futuro de Argentina en esta Copa América queda en la zurda del que más sabe. En las manos del mejor del mundo, que tiene la Copa entre ceja y ceja