Si hay alguien que ha sido capaz de hacer (casi) todo en la National Basketball Association (NBA), ese es Wardell Stephen Curry II, pero curiosamente en sus 13 años de carrera con Golden State Warriors le había faltado conseguir una cosa, eso hasta la jornada de viernes.

Luego de la sorpresiva derrota como local el miércoles ante Indiana Pacers, el equipo de Steve Kerr necesitaba volver a ganar confianza para acercarse al líder de la Conferencia Oeste, Phoenix Suns, y el rival que tenían al frente parecía ser el indicado: Houston Rockets.

Sin embargo, a los Warriors se les complicó en demasía. Sin Klay Thompson en cancha, a quien se le dio descanso, y el lesionado Draymond Green, toda la responsabilidad del equipo cayó en manos de Curry, quien tuvo en sus manos la última pelota del partido en Chase Center.

Curry anota sobre la chicharra con Warriors
 

El hombre de los más de 3 mil triples y de la votación unánime para el Jugador Más Valioso, tomó el balón cuando quedaban 5.1 segundos para que sonara la chicharra, enfrentó la marca de Kevin Porter Jr., logró realizar un stepback dentro de la zona para lanzar, anotar y darle la victoria a su equipo por 105-103.

En 13 años de carrera en la NBA, es la primera vez que Curry anota un game winner buzzer beater (un tiro sobre la chicharra para ganar el juego), cerrando la noche con un doble-doble de 22 puntos y 12 asistencias, además de bajar cuatro rebotes.