Por la vuelta de los 16avos de final de la Europa League, Roma consiguió una sufrida clasificación a la siguiente instancia este jueves en el Estadio Olímpico. Los dirigidos por el interino Daniele De Rossi vencieron por penales a Feyenoord tras el empate por 1-1 en los 120.

Leandro Paredes y Paulo Dybala fueron titulares en un encuentro que se complicó para los de la capital italiana desde el arranque. Es que, luego del 1-1 en la ida, los neerlandeses se adelantaron en el global a los 5 minutos este jueves con el grito del mexicano Santi Giménez.

Con un golazo de Lorenzo Pellegrini, Roma recuperó la igualdad, pero no fue hasta los penales cuando se definió su clasificación. En la tanda desde los 12 pasos, Paredes, con un remate cruzado, anotó el suyo y el local logró avanzar a pesar del fallo de Romelu Lukaku.

Con el festejo desatado por el avance a los octavos de final, De Rossi, que ocupa el cargo de manera interina tras la salida de José Mourinho, protagonizó un momento Xeneize. El exfutbolista azul y oro corrió hacia Paredes al grito de “¡A lo Boca“.

Aunque en el video se podía leer la frase en los labios del italiano, el campeón del mundo en Qatar 2022 se lo confirmó luego a SportsCenter a través de Instagram. Así, el amor de De Rossi por Boca tiene un nuevo capítulo tras su corta estadía en el club en el final de su carrera.

El paso de De Rossi por Boca

El campeón del mundo en Alemania 2006 manifestó a lo largo de su carrera el deseo por jugar en La Bombonera y lo cumplió en julio de 2019. Su ciclo en Boca duró poco más de 5 meses, ya que a inicios de enero rescindió su vínculo “por motivos familiares”.

En total, De Rossi vistió la camiseta azul y oro en 7 partidos oficiales y llegó a anotar ante Almagro, por Copa Argentina. Formó parte del plantel que terminaría siendo campeón de la Superliga 2019-20, aunque ya no jugaba en el club en segundo semestre del torneo.