En al menos el último lustro, Boca Juniors tuvo enormes problemas en cuanto al juego colectivo. Los entrenadores que pasaron por el Xeneize estuvieron constantemente apuntados por el rendimiento y todos pasaron con más pena que gloria en este período.

Luego de los últimos dos ciclos, los de Hugo Ibarra y Jorge Almirón, Juan Román Riquelme tuvo la decisión en sus manos sobre quién debía ser el siguiente entrenador. En ambas oportunidades hubo un nombre en común: Fernando Redondo.

Al estilo Lionel Scaloni, ya que tenía la posibilidad de debutar como entrenador en un puesto importante, el Príncipe fue el deseo de Román para el banco de Boca. Sin embargo, el propio Almirón y, más recientemente, Diego Martínez fueron quiénes firmaron finalmente.

Ahora, según la información de Héctor Gallo en DSports, emisarios del exmediocampista de Real Madrid se reunieron con los dirigentes de Atlético de Tucumán para negociar un posible arribo al equipo.

El Decano perdió a su dupla técnica, Sergio Gómez y Favio Orsi, tras la derrota ante Deportivo Riestra y Diego Barrado, conductor de la reserva, se hará cargo del equipo momentáneamente.

El arranque de Atlético Tucumán en la Copa de la Liga

La caída ante Riestra dejó a los tucumanos en la última posición de la Zona A con apenas 3 unidades de 18 en juego. El Decano mira de reojo la tabla de promedios y la tabla anual y por eso necesita un proyecto firme para enfocarse en el resto del 2024.