Uno de los Superclásicos más recordados en el último tiempo fue el que aconteció el 30 de octubre de 2011, en el cual Colo Colo derrotaba por 2-1 a Universidad de Chile en el Estadio Monumental, pero en una milésimas de segundos todo cambió. 

Y es que en la última jugada del compromiso, el Romántico Viajero pudo empatar con un autogol del mediocampista paraguayo Osmar Molinas, quien recuerda dicho momento hasta el día de hoy. "Tuve mala suerte, estaba haciendo un gran partido y faltaban segundos para que terminara el partido", afirmó Molinas en entrevista con Redgol.

"Me tocó enfrentar al mejor equipo de la U de los últimos tiempos. Hicimos un gran partido, estábamos ganando y sacándoles un invicto extenso, y lastimosamente tuve un traspié, algo que me marcó mucho en Colo Colo. Terminó empatado, ellos lo celebraron como una victoria", complementó el futbolista de 34 años, quien ha estado en la Selección de Paraguay.

Diez años se cumplirán el próximo mes de ese comentado Superclásico y Molinas revive la situación."Estábamos ganando y el esfuerzo de todos los compañeros y mío se fue por el piso al tratar de despejar el balón. Lastimosamente se me va para atrás y el arquero nuestro tenía un golpe en la cabeza, estaba mareado, el balón se fue por el palo e hice un gol en contra", explicó.

El actual jugador de River Plate de Paraguay recalcó que "nadie quiere pasar por ese momento, de hacer un gol en su propio arco, me tocó la mala jugada a mí y eso me marcó mucho mi tiempo en Colo Colo. Pero ya quedó atrás, queda siempre en el recuerdo, estoy presente en cada Superclásico porque me tocó a mí, pero después siguió mi carrera y quedó como una anécdota en mi vida", sentenció Molinas.