Marcelo Bielsa es considerado uno de los entrenadores más importantes de la Selección Chilena en los últimos tiempos, y es que el Loco llegó a la Roja y le hizo un cambio de mentalidad a los jugadores, los cuales estaban acostumbrada a obtener malos resultados en los diferentes partidos de las Eliminatorias Sudamericanas.

Uno de los puntales de la Roja en ese momento era el delantero nacional Marcelo Salas, el cual estaba teniendo una gran temporada en la Universidad de Chile, donde llevó a los azules a una final del Campeonato Nacional, la cual perdió en penales ante Colo Colo, con una gran actuación de Claudio Bravo.

El Matador conversó con el medio Tribuna Andes sobre el legado que dejó el actual entrenador del Leeds United de la Premier League cuando estuvo al mando del Equipo de Todos.

“Más allá de cambiar la cabeza, que a todos les gusta hablar de que cambió la mentalidad, lo que hizo Bielsa es que te ordenó en la cancha. Te dio armas, porque a todo lo bueno que somos, le dio la otra parte, lo físico, el meter y atacar sin miedo. Cuando dicen que Bielsa no dejó nada, es porque no lo tuviste o estás cagado de la cabeza”, comenzó diciendo Salas.

Además, agregó que “te daba las instrucciones, se daba vuelta y se iba. Te preguntaba si entendías. Te podía explicar una vez más y si no, chao. Se enojaba o cambiaba de ejercicio. Es un adelantado, sobre todo en la parte táctica, que es fundamental”. 

“Para mí es uno de los mejores entrenadores que tuve. Me dejó mucho, aprendí mucho. Lamentablemente fue al último, quizás si hubiera sido un poco antes nos podríamos haber sacado provecho mutuo. Si llegaba un par de años antes, perfectamente podría haber llegado al Mundial”, complementó el ex jugador de Juventus y Lazio de Italia.

El ex delantero y goleador de la Roja reveló cómo se enteró de la llegada de Bielsa. “Un día estaba concentrado y me llama Berizzo. Ahí me dice que está en México y que Bielsa tomó la selección chilena. Y me cuenta que Bielsa le dice que viajara de inmediato a Chile, porque quería que Berizzo fuera su ayudante”, relató.

“Ahí me comenta que le pidió que hablara conmigo, que cómo me sentía, que le gustaría que estuviera en el camarín, en las citaciones, que liderara un poco este proceso que se iniciaba. Ahí le dije, ‘Toto, feliz. Me siento bien para ir, pero no sé si llego al Mundial. Si vas a estar tú y Bielsa, vamos’. Y así fue, la primera citación al aeropuerto y luego a Austria”, sentenció.