Guillermo Rigondeaux, dos veces campeón olímpico de boxeo que no tuvo el mismo éxito en el campo profesional, aunque sí logró mantenerse en la élite, sufrió en marzo un grave accidente doméstico con una olla a presión que le estalló en el rostro ocasionándole quemaduras de gravedad.

Esa explosión afectó no solo su piel, sino también sus ojos, lo que en su momento llevó a su agente a decir que esperaron lo peor. Rigondeaux no perdió la vista, aunque si se vio afectada y a sus 41 años, con lo lento que será el proceso de recuparación tal vez ya no vuelva a boxear de manera profesional.

Después de varios meses, Guillermo Rigondeaux tomó la decisión de mostrarse por primera vez tras el accidente, publicando una impactante foto en sus redes sociales en la que se puede ver el serio daño que sufrió. "Cada noche cuando cierro los ojos esto es lo que veo, a veces es difícil de olvidar", escribió.

Poco menos de un mes antes de sufrir el accidente, el cubano había realizado su última presentación en el cuadrilátero, que terminó con una inesperada derrota en decisión unánime ante Vincent Astrolabio, el 26 de febrero en Dubai. Fue su segunda derrota consecutiva, pues venía de perder en fallo dividido en su intento por arrebatar a John Riel Casimero el título mundial de peso gallo de la OMB.