A estas alturas, después de tantos aplazamientos y tantos disparos cruzados, ya quedó claro que Teófimo López y George Kambosos, que estarán enfrentándose este sábado 27 de noviembre en el Madison Square Garden, no se caen nada bien. De hecho, cada vez que han quedado cara a cara se generó la sensación de que el combate podía adelantarse.

Hace ya siete meses, la primera vez que estuvieron cara a cara cuando todavía estaba Thriller a cargo de la organización de un combate por el que había ganado una millonaria licitación, quedaron muy cerca del intercambio de golpes. Este miércoles, ya con MatchRoom Boxing como empresa de promoción del evento, la chispa se volvió a encender.

Fue Teófimo López quien se abalanzó sobre el banquillo en el que estaba sentado el australiano, profiriéndole algunos insultos. Eso provocó la reacción de Kambosos, que de inmediato se puso de pie aunque fue frenado por un integrante de la seguridad de MatchRoom; al tiempo que fue Eddie Hearn quien puso su mano para frenar al campeón mundial de peso ligero de la AMB, la OMB y la FIB.

Si bien los insultos continuaron mientras ambos eran detenidos por miembros de la seguridad, la tensión fue descendiendo y quedó claro que ya no se lanzarían golpes por adelantado, como sí sucedió durante una de las ruedas de prensa que protagonizaron Canelo Álvarez y Caleb Plant antes de enfrentarse por el campeonato mundial indiscutible de peso súper mediano.

"¿Viene a noquearme temprano? No hay problema. Eso es lo que quiero hacer. Sin embargo, la victoria de cualquier manera, significaría el mundo, todo el sacrificio y el arduo trabajo que he tenido que hacer, eso es lo que hará que esto sea especial. Es para mis hijos y las personas que me rodean, los cinturones son para ellos", terminó diciendo Kambosos.