Dani Alves ha sido condenado. Ayer el tribunal de la sección 21 de la Audiencia de Barcelona dictó sentencia alrededor del caso por agresión sexual del ex multicampeón a inicios de siglo. Cuatro años y seis meses de prisión, una indemnización de 150.000 euros y una incomunicación con la víctima durante 9 años y 6 meses es el resumen del fallo contra el brasileño. Hoy se desvelan extractos del escrito completo de la jueza por la ciudad condal. No olvidemos que el ex Pumas, PSG, Sevilla o Juventus puede todavía apelar.

La Audiencia de Barcelona hizo publica una sentencia donde se muestran los hechos probados que acabaron con dicho fallo en contra de Alves. La investigación alrededor de los hechos ocurridos en la discoteca Sutton sobre la noche del 30 al 31 de diciembre del 2022 ha culminado con varios puntos clave para entender el fallo completo de la sala número 21. La Fiscalía pedía 9 años y esperan por ver como prosigue la defensa del brasileño. El caso no terminó ayer. Esto fue lo probado por las autoridades.

“El acusado (Alves) y su acompañante, tras invitar a dos mujeres a su mesa en la zona VIP, solicitaron a un camarero del local que invitara a VVVVV y a sus dos amigas a tomar una copa de champán con ellos. Inicialmente las chicas rechazaron la invitación, si bien a un segundo requerimiento del camarero, acudieron a la mesa donde se encontraba Daniel Alves con su amigo, siendo las 03:20 horas”, empieza el fallo de más de 30 páginas sobre como empezó aquella noche de finales del 2022.

La consecución de hechos antes de la violación: Una vez allí, y sin que conste acreditado ni que el acusado introdujera el pene en la boca de la denunciante ni que esta accediera voluntariamente a practicará una felación al Sr. Alves, el acusado pretendió penetrar vaginalmente a la víctima, para lo que haciendo uso de su mayor fuerza, la tiró al suelo, golpeándose la Sra. VVVVV con la rodilla”.

La jueza también concluye que Alves forzó a la víctima contra los retretes del recinto. Es donde se concluye que ocurrió la penetración y posterior eyaculación sin consentimiento de la víctima. La demandante, concluye el fallo, quedó en un estado de shock que le impidió reaccionar frente a la violencia en su contra. El brasileño abandonaría la zona minutos después, donde la victima estaría por cerca de 10 minutos abandonada.

Uso de fuerza y bloqueo

“La victima solicitó a Daniel Alves que la dejara marchar. Que quería salir de allí, no permitiéndoselo el procesado. La víctima, al encontrarse en esta situación, en ese pequeño aseo sin posibilidad de salida por impedírselo el Sr. Alves yante la actitud violenta que éste mostraba, se sintió impresionada y sin capacidad de reacción, llegando a sentir que le faltaba el aire dada la situación de angustia y terror ante lo que estaba viviendo”, más extractos del fallo y los hechos comprobados que han sentenciado al brasileño.

Alves abandonó el recinto

El fallo indica que Alves, al ver a la víctima romper en llanto sobre las 4.16am tras salir de la discoteca, abandonó el recinto luego de ver y se consiente de como se activaba el Protocolo de Agresiones sexuales por el personal de Sutton. A partir de ahí la joven quedaría en manos de las autoridades y proseguiría a un centro médico. Todo ocurrió en un total de 54 minutos.

Las lesiones de la víctima

“En el curso de estos hechos, la víctima sufrió lesiones en la rodilla consistentes en excoriación de 2×1 cm a nivel inferolateral de rodilla izquierda con tres equimosis adyacentes, la mayor de 1 cm de diámetro, restando como secuela una cicatriz, según informe del médico forense, que precisó de una sola asistencia facultativa para su curación”, el parte médico que llegó a manos de los jueces. Se suman a estos trastornos y cuadros de ansiedad como depresión que fueron confirmados por los psicólogos que trataron a la joven en los meses posteriores.