En 1973, Wimbleon, el torneo más antiguo del mundo y, acaso, el más relevante entre los cuatro Grand Slams, sufrió un duro golpe de parte de los jugadores profesionales. En ese entonces, Cliff Drysdale, presidente de la Asociación de Jugadores de Tenis (fundada en 1972), que incluía al campeón estadounidense Stan Smith y a la mayoría de los principales jugadores del circuito masculino, notificó que había instado a sus miembros a retirarse de Wimbledon. ¿El motivo? Niki Pilic había sufrido una sanción de Federación de Tenis de Yugoslavia (avalada por la Federación Internacional de Tenis -ITF-) por negarse a jugar la Copa Davis frente a Nueva Zelanda. Por ello, 81 jugadores se manifestaron en contra y, en una reunión durante el Abierto de Roma, decidieron que no participarían en los torneos en los que Pilic no fuera aceptado. “Tenemos la máxima confianza en nuestra causa. Lamentamos profundamente que esta confrontación se produjera antes de Wimbledon, pero teníamos pocas opciones”, esgrimieron.

Con ese panorama, el torneo se disputó sin 13 de las 16 de los mejores jugadores del momento: el vigente campeón Smith, Arthur Ashe, Ken Rosewall, Roy Emerson y Clyff Drysdale (primer Presidente de la ATP), entre otros. Tan solo participaron el estadounidense Jimmy Connors, el rumano Ilie Nastase y el sueco Björn Borg. Ese año, Wimbledon quedó en manos de checo Jan Kodes, quien no era mimbro de la ATP, al vencer al ruso Alex Metreveli por 6-1, 8-9 y 6-3.

La edición 87º quedó marcada como una de las más controversiales y aquella huelga es considerada como un mojón fundamental impuesto por los verdaderos protagonistas, los jugadores. Situación que obligó a la ITF a repensar la sanción a Pilic, que finalmente vio reducida a un mes por la amenaza de un nuevo boicot que afectara al US Open.

Con ese antecedente, ahora, la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) informó que está dispuesta a boicotear Wimbledon para convertirlo en un mero torneo de exhibición con una bolsa de premios de más de 40 millones de dólares. Supeditado al pedido de los jugadores, la ATP está en contra de la negativa del torneo de prohibir la participación de jugadores rusos y bielorrusos, incluidas estrellas como Daniil Medvedev, Andrey Rublev y Aryna Sabalenka. Medida que fue confirmada hace unos días por Ian Hewitt, presidente del All England Lawn Tennis and Croquet Club, quien ratificó la prohibición impuesta a los jugadores rusos y bielorrusos para dejar en claro que están alineados a la decisión gubernamental. Esto obedece a la sanción impuesta a ambos países tras la invasión de Rusia a Ucrania, que comenzó el pasado 24 de febrero.

Según informó el diario británico The Telegraph, el directorio del ATP World Tour aún debe evaluar la situación, aunque insiste en que el italiano Andrea Gaudenzi, director ejecutivo de la ATP, estaría dispuesto a apoyar la postura de los principales tenistas. Gaudenzi tendría la última palabra en la Junta de la ATP que está formada por tres representantes de jugadores y tres representantes del certamen. Esto está relacionado a que los jugadores de Rusia y Bielorrusia pueden ser parte de los otros torneos del circuito (menos Wimbledon), pero sin representación de sus países. Por esto, para los jugadores la decisión unilateral de Wimbledon los perjudica y los obliga a tomar una decisión. Para ellos, al fin y al cabo, los deportistas rusos y bielorrusos no son responsables de lo que haya decidido Vladimir Putin y su séquito.

El Consejo de Jugadores de la ATP está conformado por el suizo Roger Federer, el español Rafael Nadal y el escocés Andy Murray, junto con otros nueve representantes del circuito. “Lo siento por todos. Lo siento por los jugadores que no pueden jugar, y no apoyo ni a un lado ni al otro”, dijo Murray en medio del Masters 1000 de Madrid. “No tengo una opinión clara, aunque hubo algunas conversaciones en el seno del Consejo de Jugadores. Lo único que podemos hacer es mantenernos en contacto con todas las partes y proteger a todos los tenistas, que es a quienes representamos. No voy a dar mi opinión personal porque no importa en este tema y porque estamos trabajando internamente en ello”, expresó Nadal. Entonces, la ATP y la WTA sólo podría retirar los puntos del ranking para este torneo que, en definitiva, es un evento independiente dentro del circuito profesional y es dirigido por un club de miembros privados.     

Con este panorama, Wimbledon tambalea. Las inscripciones al cuadro principal cierran seis semanas antes del comienzo y eso obliga a tomar una determinación inminente durante la próxima semana, dado que el torneo comenzará el 27 de junio.

La lista de tenistas rusos y bielorrusos que no podrán jugar en Wimbledon 2022:

  •     Daniil Medvedev - 2º ranking ATP
  •     Andrey Rublev - 7º ranking ATP
  •     Karen Khachanov - 24º ranking ATP
  •     Aslan Karatsev - 35º ranking ATP
  •     Ilya Ivashka - 50º ranking ATP
  •     Roman Safiullin - 148º ranking ATP
  •     Egor Gerasimov - 155º ranking ATP
  •     Pavel Kotov - 165º ranking ATP
  •     Aryna Sabalenka - 8º ranking WTA
  •     Anastasía Pavliuchénkova - 20º ranking WTA
  •     Victoria Azarenka - 16º ranking WTA
  •     Daria Kasatkina - 23º ranking WTA
  •     Veronica Kudermetova - 28º ranking WTA
  •     Ludmila Samsonova - 25º ranking WTA
  •     Ekaterina Alexandrova - 31º ranking WTA
  •     Aliaksandra Sasnovich - 50º ranking WTA
  •     Varvara Gracheva - 73º ranking WTA
  •     Anna Kalinskaya - 75º ranking WTA
  •     Kamilla Rakhimova - 95º ranking WTA
  •     Vera Zvonareva - 100º ranking WTA
  •     Vitalia Diatchenko - 116º ranking WTA
  •     Anastasia Potapova - 122º ranking WTA
  •     Anna Blinkova - 136º ranking WTA
  •     Elina Avanesyan - 145º ranking WTA
  •     Anastasia Gasanova - 152º ranking WTA
  •     Anastasia Tikhonova - 176º ranking WTA
  •     Olga Govortsova - 177º ranking WTA
  •     Valeria Savinykh - 179º ranking WTA
  •     Marina Melnikova - 182º ranking WTA

Cambio reglamentario para Wimbledon 2022:

Con el antecedente de Wimbledon 2010, cuando el estadounidense John Isner y el francés Nicolas Mahut jugaron 11h06m, durante tres días, en la cancha 18 del All England Club en el triunfo de Isner por 6-4, 3-6, 6-7 (7), 7-6 (3) y 70-68, Wimbledon tomó medidas.

Con ese y otros ejemplos, desde el Abierto de Australia 2022, incluye a los cuatro Grand Slam (Australia, Roland Garros, Wimbledon y US Open), la definición del quinto set tendrá un tie-break final cuando se alcance la paridad de games 6-6: un desempate a 10 puntos, con diferencia de dos.