No son años fáciles para los fanáticos de Manchester United, que no festejan un título desde mayo de 2017, cuando se alzaron con la Europa League. Desde allí, los Diablos Rojos transitan cada temporada con turbulencias y esta campaña no parece ser diferentes.

A pesar de haber contratado a Erik ten Hag para ser el director técnico del nuevo ciclo, los primeros partidos del elenco inglés en la Premier League aumentaron el malestar entre los hinchas. La goleada ante Brentford hizo estallar al público, que ya exige el cambio de propietarios en el club.

 

Desde 2005, cuando fue vendido por 800 millones de libras, la familia Glazer maneja al Manchester United, pero sus seguidores ya creen que es tiempo de un cambio. Incluso el famoso empresario Michael Knighton, que ya intentó comprar al club con anterioridad, volvió a la carga: "Todo el mundo sabe que necesitamos un nuevo dueño de este club y ese es mi objetivo".

Pero Kinghton no es el único que se pronunció en los últimos días como interesado a comprar al equipo. Es que este martes, Elon Musk hizo una publicación en su cuenta de Twitter que generó revuelo rápidamente: "Además, voy a comprar a Manchester United. De nada".

El hombre más rico del planeta según la revista Forbes, estaba arrojando tweets sobre política estadounidense cuando se refirió al club inglés con aquel sugerente comentario. ¿Será un movimiento genuino u otro mensaje irónico del dueño de Tesla y SpaceX?