En Chivas se dio una semana atípica y llena de noticias. A pesar de la victoria frente a Pachuca y en la previa al trascendental duelo ante América, en lo que será una nueva edición del Clásico Nacional, la directiva tomó la decisión de despedir a Víctor Manuel Vucetich, por lo que Marcelo Míchel Leaño se hará cargo del equipo de manera interina.

Apenas recibió la noticia, el nacido en Jalisco hace 34 años le envió un mensaje a César Luis Menotti para avisarle que dirigirá el choque más icónico de la Liga MX. En una charla con ESPN Digital, el campeón del mundo con Argentina en 1978 recordó viejos hábitos y elogió de sobremanera a Leaño.

"Me mandó mensajes diciéndome de esta oportunidad y conectó a Fernando Signorini (nuevo preparador físico del Guadalajara), quien también estuvo conmigo en Tecos. Lo felicité. Me dio mucha alegría, pues además Fernando se fue contento. Signorini quiere mucho a México. Ha estado poco tiempo allá, pero es muy feliz con esta oportunidad", señaló el Flaco.

La familia Leaño contrató a Menotti para que dirigera a Tecos en 2007, y allí nació una amistad entre los dos estrategas que perdura hasta hoy. En aquel tiempo, según el veterano director técnico, ya notaba una pasión particular en el mexicano: "Era un enfermo del futbol, un enamoradísimo de la profesión. Vino muchas veces a Buenos Aires y ha ido al futbol aquí. Está preparado para dirigir".

"Tiene un gran compromiso de honorabilidad. Como garantía de su profesión ha hecho todo lo necesario con mucha lealtad. No pertenece al mundo de los negocios del futbol, sino a su pasión por el futbol y a lo que significa éste hasta como un hecho cultural en la formación de los jóvenes", agregó.

Además, el sudamericano aseguró que con Leaño "seguramente los futbolistas de Chivas van a salir mejores de lo que son hoy, más allá de los resultados. No es que se haya preparado porque se llame Leaño. Nunca vi a alguien que haya hecho tanto por su preparación, aunque quizá su condición económica se lo permitía".