Sebastián Battaglia vivió su primer Superclásico como entrenador y lo tuvo que atravesar con una derrota por 2 a 1 con un doblete de Julián Álvarez para River y un descuento sobre la hora de Carlos Zambrano para Boca. Sin embargo, un gran protagonista del juego fue Marcos Rojo, quien solamente estuvo presente en 16 minutos del partido por la temprana expulsión tras una doble amarilla.

 

Esto, para el DT de Boca fue una clave incidencia en el resultado, ya que post partido declaró: "La expulsión nos condicionó el partido. Fue una decisión dudosa. Tres minutos después nos hacen un gol y después se hace todo muy cuesta arriba. El arbitro fue demasiado sensible, más jugando de visitante".

Otra cuestión en la se fue claro Battaglia en este análisis sobre la expulsión fue la de manifestar que en un clásico quedarse con un hombre menos tan rápido, hace que todo sea cuesta arriba y que luego de la expulsión el gol de Álvarez terminó golpeando a su equipo.

Por otro lado, también remarcó el motivo por el cual eligió a Pavón y al Pulpo González, quienes fueron dos jugadores que estuvieron en duda hasta último momento en el once. Sobre esto, Battaglia afirmó: "Pensamos en Pavón porque sus últimos partidos fueron buenos. El Pulpo fue titular para que nos de un poco mas de contención en la mitad de la cancha y soltar un poco mas a Almendra para que acompañe en ataque".

Y por último, el entrenador Xeneize puso paños fríos y los pies sobre la tierra: "Hay que ir sumando partido a partido, queda mucho por recorrer, encararemos el partido que viene de la mejor manera para sumar de a tres".