Este martes se midieron Cerro Porteño de Paraguay y Fluminense de Brasil por el encuentro de ida de los octavos de final de Copa Libertadores, partido que se disputó en el Estadio General Pablo Rojas de Asunción. El triunfo se lo terminó llevando el elenco carioca por 2-0, pero hubo un hecho que marcó el resultado final del cotejo. Un gol mal anulado a los locales por el VAR, desató el escándalo. 

Quienes estaban a cargo del VAR eran los árbitros chilenos César Deischler y Eduardo Gamboa, este último como asistente. El partido estaba en el minuto 40', cuando el argentino Mauro Boselli anotó el tanto que abría el marcador en la capital paraguaya, pero desde la cabina hubo un llamado para el juez central, el argentino Facundo Tello

Tras la revisión de la jugada, el tanto fue cancelado por una posición de adelanto del atacante luego de un desvío de un compañero. Sin embargo, desde el VAR se olvidaron de Xavier Santos, jugador de la visita que estaba habilitando a todos y que no se dieron cuenta por cerrar el ángulo en la imagen para destacar las líneas y dar el fuera de juego. 

Luego del encuentro, Boselli declaró sobre la situación vivida que le privó al 'Ciclón de Barrio Obrero' contar con un descuento para la revancha la próxima semana en Río de Janeiro. "Teniendo el VAR no pueden ocurrir estas cosas. Lo que pasó hoy fue injusto, nos anularon un gol válido", cerró.