En solamente tres años, los Tigres tendrán una nueva casa, un estadio de quinta generación que relevará al histórico estadio Universitario, el Volcán -inaugurado el 30 de mayo de 1967-, que enriquecerá la infraestructura de la Universidad Autónoma de Nuevo León y que fue presentado en presencia de jugadores y cuerpos técnicos de los equipos femenil y varonil.


El proyecto del nuevo estadio de los Tigres es responsabilidad de las empresas Juego de Pelota y Populous -que ha construido estadios de la Premier League y de la NFL- y que colaborarán de manera muy cercana con especialistas de la UANL en arquitectura, ingeniería, negocios y otras disciplinas.

El nuevo estadio de los Tigres será un estadio multiusos y de usos mixtos que tendrá una capacidad para 65.000 espectadores y que requerirá una inversión privada de 320 millones de dólares. Será un inmueble sostenible en tres ejes: ecológico, social y ambiental y será inaugurado en 2025. Mientras se contruye el nuevo estadio, el Volcán seguirá en funciones.

Estadios sostenible, propiedad de la UANL

En la presentación del proyecto, Santos Guzmán López, rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León, comentó que "La sede del equipo de la Universidad Autónoma de Nuevo León se mantiene en nuestras instalaciones, la Universidad incrementará su patrimonio de infraestructura con lo que se beneficiará la comunidad académica, administrativa, estudiantil y deportiva, además se mejorará la imagen al interior del campus con esta obra de vanguardia que será un nuevo ícono nuestro estado".

Por su lado, Mauricio Doehner Cobián, presidente del Comité de Enlace de Cemex y Sinergia Deportiva, subrayó que este nuevo estadio es un logro más del perfil Tigre, concepto definido para el espíritu de lucha y esfuerzo de la gente de Nuevo León. "Claro que nos merecemos un nuevo estadio, es el anhelo de tantos años y será sede de Tigres en esta nueva etapa. Me congratulo de estar aquí y ser testigo de este importante anuncio.

Emiliano Ceballos, Associate Senior Designer de Populous, estudio de arquiectura encargado de la construcción del inmueble, quien se comprometió a "preservar tradiciones trayendo al nuevo estadio el ambiente que se vive hoy en día en el Volcán, entender y apreciar las historias vividas ahí así como darle su lugar a toda la afición, en especial a las reconocidas y ruidosas barras, mantener la atmósfera a través de la cercanía de las personas a la cancha enfatizando así la vibra intimidante para el equipo rival... Será un estadio flexible capaz de albergar futbol soccer, americano y otros deportes como hemos hecho con la cancha del estadio de Tottenham que es retráctil".

César Esparza Portillo, director de Juego de Pelota, compañía encargada del proyecto, señaló que "este estadio no va a ser como los estadio que conocemos que sólamente se utilizan los días de partidos. Por el contrario es un estadio que va a estar en uso todos los días, principalmente a través de incubadoras para emprendedores y vinculación de empresas con la Universidad". Portillo definió a la nueva casa de los Tigres como un estadio de nueva generación que le permitirá a Nuevo León enriquecer su imagen al exterior. "Es el símbolo del nuevo Nuevo León".

Por último, Samuel García, gobernador de Nuevo León, expresó que "estoy muy emocionado porque todos vamos a hacer realidad este nuevo proyecto. Suena irónico, pero este estadio es todo menos estadio, en un futuro vamos a tener aulas en este estadio. No tengo duda que vendrán de todo el mundo a ver a mis Tigres y espectáculos de primer mundo. Yo estoy muy contento de que si ya los Rayados tienen su estadio, los Tigres tendremos el nuestro. Van a ser los mejores estadios de la República".

El nuevo estadio de los TIgres va a ser un espacio incluyente para personas con discapacidades como una cámara silenciosa para personas con autismo que quieran ver el partido, al tener un mayor aforo permitirá diferentes precios en el boletaje, será también uno de los primeros estadios con vestidores exclusivos para el equipo femenil.