Torreón es conocido como “La Ciudad de los Grandes Esfuerzos”, pero a la hora de hablar de Santos, bien podría convertirse en la ciudad de las grandes pasiones, ya que el amor por los Guerreros se respira en cada rincón e incluso en cada semáforo debido a que en la previa a la Final del Torneo Guard1anes 2021, las banderas y camisetas albiverdes se pueden ver en todo momento. La “Santosmanía” está en su máximo esplendor.

Dentro de esta manifestación de sentimiento por el equipo de casa, existe un punto de la Comarca Lagunera en donde el amor por Santos va más allá, al grado de convertirse en una forma de vida para quienes ahí viven. Se trata de el barrio de El Pacífico, un sector ubicado al poniente de Torreón en donde a cualquier lado que se voltee se ve la vida en verde y blanco.

En medio de los callejones se encuentra una pequeña plazuela en donde los hinchas han pintado todas las bardas y casas con escudos de Santos, murales con diseños dedicados a los Guerreros, frases de aliento, entre otros motivos laguneros.

Un viaje al interior de El Pacífico

En Bolavip decidimos meternos hasta el rincón más santista de la Comarca y nos encontramos con que el club para ellos es una religión, una pasión que expresan con tatuajes, pintura, canticos e instrumentos musicales que afinan para hacer retumbar a la hora del partido.

Al grito de “Dale Guerreros” empiezan a calentar la garganta para lo que será una nueva Final en la que anhelan ver a su escuadra conseguir la séptima estrella para su escudo.

“No siento nervios ni nada de eso. Nosotros casi siempre hemos jugado finales. No estamos como otros equipos que nunca han llegado hasta acá. Estamos acostumbrados y no siento nervios”, compartió con nosotros Balú, uno de los referentes de la hinchada santista.

Santos representa mucho para el Pacífico. Es uno de los barrios más apasionados de la Comarca Lagunera, casi todos los que vivimos aquí somos Guerreros y el equipo es como una religión para nosotros”, agregó.

Como cada miércoles, los integrantes de la orquesta de la barra se reúnen para ensayar, pero esta vez es diferente. Así como los jugadores se preparan de lleno para ir por el campeonato, ellos desde ahora juegan su propio partido y no se guardan nada para tratar de ser ese jugador número 12 que incline la balanza en el primer round de la definición por el título.

No fue un miércoles cualquiera en El Pacífico

Cerca de las 20:00 hrs, decenas de aficionados de Santos se reúnen y mientras algunos tocan, otros cantan como si su equipo ya estuviera en la cancha. Los vecinos se vuelven participes de la fiesta, grandes y chicos presumen la camiseta albiverde. Al mismo tiempo, otros preparan una discada, comida tradicional de Torreón que comparten junto con algunas cervezas para controlar el agobiante calor característico de la región.

Entrada la noche, las pasiones no se apagan, pero se guardan para el día siguiente. Santos buscará acercarse a la copa en casa y en El Pacífico, tierra de Guerreros, están listos para ser uno más para su causa.