No piensen por un minuto de que Tampa Bay Buccaneers quiere deshacerse de su mariscal de campo Tom Brady, más aún cuando han logrado convertirse en el mejor equipo de la National Football League (NFL), pero lo concreto es que finalmente han logrado encontrar a su heredero.

Es que luego de dos procesos del Draft donde prefirieron no ir en busca de un quarterback, la llegada del ex New England Patriots ha obligado al entrenador Bruce Arians y a su gerente general Jason Licht para reforzar esa zona del campo, y por fin han encontrado un jugador genuino a desarrollar.

Se trata de Kyle Trask, de 23 años, proveniente de la Universidad de Florida, y elegido en la parte baja de la segunda ronda, quien se hizo presente en el minicampamento de entrenamiento para novatos, que incluyó a 26 participantes, siendo el único mariscal de campo, por lo que pudo trabajar en el puesto donde hoy brilla Tom Brady.

Buccaneers ya tiene al sucesor de Tom Brady
 

Durante la práctica se pudo apreciar al joven jugador recibiendo todas las repeticiones, algo que a menudo puede llevar a exagerar los errores, y contó con apenas dos receptores abiertos a quiénes lanzar; y a pesar de las dificultades, el grupo de coaches ha quedado impresionado con el modo en que ha absorbido el libro de jugadas, con alrededor de un 70 por ciento de la ofensiva en su plato.

El entrenador de los Buccaneers calificó a Trask como "grandioso y fanástico", agregando que "simplemente el modo en que procesa información. Tomarlo en apenas la primera ocasión que lo escuchaba, estaba lanzando al tipo correcto. Hubo algunas coberturas realmente buenas, disfrazadas, que vio el primer día de su carrera, así que quedé muy impresionado con el modo en que procesa información, y fue muy preciso".

Kyle Trask en su etapa universitaria (Getty)

Y lo mejor para la franquicia de Florida es que tiene un estilo de juego similar al de TB12, de hecho, los reportes advierten que "es decisivo con dónde quiere ir con el balón, y lo saca rápidamente y con precisión", aunque se le cuestiona la potencia de sus lanzamientos. 

Kyle Trask, el aprendiz de Tom Brady
 

Tras haber registrado sus primeras prácticas con los Buccaneers, Trask señaló que "mi viaje para llegar hasta aquí definitivamente me ha enseñado algunas lecciones que todavía llevo conmigo al día de hoy", añadiendo que "cuando eres un suplente por los años que hayan sido, lo que aprendes es que debes competir cada día. No hay días libres. Si tu meta al final del día es saltar a ese campo de juego algún día, debes competir todos los días sin excepción".

En ese sentido, el mariscal de campo novato advierte que "una cosa es finalmente ser un titular, pero otra es mantenerse allí y llegar al punto hasta donde puedes llevarlo al siguiente nivel", tomando en cuenta que estará por detrás de Ryan Griffin y Blaine Gabbert, quienes se disputarán por ser el relevo inmediato de su máxima estrella.