La lista de convocados de Boca para jugar contra Barracas Central, en el marco de la cuarta fecha de la Liga Profesional, tuvo dos regresos más que esperados tanto por Sebastián Battaglia como por los hinchas. Tras su participación internacional, los peruanos Carlos Zambrano y Luis Advíncula se reincorporaron al grupo y el lateral fue desde el arranque en la cancha de All Boys, mientras que el central se quedó sentado en el banco de suplentes.

No fue una semana fácil para los seleccionados por Ricardo Gareca: la Bicolor cayó ante Australia por penales y se quedó sin chances de meterse en el próximo Mundial de Qatar 2022. Para colmo, desde la prensa peruana trascendió una presunta pelea a golpes de puño entre Zambrano y uno de sus compañeros, André Carillo.

A raíz de la información que nació del programa local "El deportivo", el defensor de Boca no tuvo más remedio que tener que aclarar lo sucedido en el vestuario de Perú. "Somos muy buenos amigos, es increíble la facilidad de inventar algo así para confundir a la gente", explicó el zaguero del Xeneize en diálogo con el diario Trome.

Además, Zambrano reveló los detalles del ambiente que se vivió en el vestuario de la Bicolor. "Era un cementerio. Si a la gente le dolió tanto... imagínense cómo estuvimos los que pusimos el pecho", expresó una de las figuras del club de La Ribera, aún con algo de tristeza por la derrota ante Australia por penales. Hoy cambió el chip y tiene la oportunidad de tener su revancha personal con Boca, en un semestre en el cual podría levantar cuatro trofeos antes del Mundial.