Luego de cinco partidos históricos para Talleres de Córdoba, el conjunto dirigido tácticamente por Pedro Caixinha viajó a Chile para enfrentarse a la Universidad Católica en un partido que terminaría de definir los puestos de la zona baja del Grupo H de la Copa Libertadores.

Mientras Talleres buscaba sumar para quedar como uno de los mejores segundos de la Copa Libertadores, el dueño de casa intentaba no quedar fuera de todo clasificandose a la Sudamericana generando así un partido muy trabado en donde fue realmente dificultoso sacarse diferencias.

Durante los primeros 45 minutos del partido, esta paridad entre los objetivos de los equipos fue muy notoria ya que ambas ofensivas se encontraron con un rival muy bien plantado en la zona defensiva impidiendo así que se puedan generar grandes situaciones de gol para ambas instituciones.

Sin embargo, cuando se promediaba el primer cuarto de la segunda parte, Universidad Católica empezó a buscar adelantando sus líneas. Un movimiento que le permitió al conjunto del portugués encontrar los espacios necesarios para que la pelota le quede a Matías Esquivel desde las inmediaciones del área grande y conecte lo que fue el 1-0 final.

Luego del gol de la T, el partido se partió y ambos equipos se repartieron el tiempo restante. Mientras los chilenos buscaban avasallar a los argentinos, Talleres pudo encontrar algún que otro contragolpe en donde pudo ampliar la diferencia. Sin embargo, ninguno de los dos generó una situación lo suficientemente clara para desnivelar o igualar el juego.

Finalmente, con la victoria de Talleres en una cancha muy complicada, el grupo terminó con Flamengo (venció Sporting Cristal por 2-1) en el primer lugar, la T como escolta con unos sorprendentes 11 puntos, Universidad Católica con 4 (clasificó a la Sudamericana) y finalmente el conjunto peruano con 2.