Las redes sociales y la tecnología cada vez demuestran más que no perdonan, y es que en esta época en la que muchos andan más susceptibles que de costumbres, las figuras públicas deben de tratar con pinzas cada una de sus declaraciones. Pero al parecer en el futbol es donde menos se tientan a la hora de lanzar calificativos, pues en múltiples ocasiones sabes que, con una simple disculpa, todo queda olvidado, y eso pasó en Necaxa.

Tal es el caso del futbolista de los Rayos del Necaxa, Fabricio Formiliano, quien aprovechó su visita a su natal Uruguay para dar algunas entrevistas, pues para él y los hidrocálidos la temporada ya ha terminado en la Liga MX, por lo que se encuentran de descanso, pero eso terminó siendo contraproducente para el capitán de los de Aguascalientes, pues habló de más en una estación de radio uruguaya.

Durante esta charla en el programa “Peloteando Deportivo”, Formiliano dejó mal parado al equipo rojiblanco después de asegurar que Necaxa es un equipo chico, al cual llegó en 2021, pues señaló que el cambio del Peñarol hacia Aguascalientes fue significativo: “Pasé de un equipo gigante a, con todo respeto para el Club Necaxa, un equipo chico dentro de México", apuntó el futbolista, quien se olvidó con esta declaración que porta el gafete de capitán.

Estas declaraciones desataron la furia de algunos aficionados necaxistas, pues con 29 años de edad, Fabricio ha comenzado la cuenta regresiva para su retiro, situación que seguro no contempló, pues esto no sólo pondría a tambalear su renovación con Necaxa, sino también la posibilidad de arribar a otro conjunto, pues muy pocos apuestan a jugadores que superen los 30 años de edad.

Mientras que los fans no tardaron en criticar su postura y su comentario en específico, por lo que no le quedó más remedio que enfrentar las consecuencias e intentar disculparse, aunque fue más su declaración más un tema de que lo sacaron de contexto, por lo que intentó explicar la situación, pues el charrúa apuntó que sus palabras se malinterpretaron y que nunca fue su intención faltarle al respeto a la institución que hoy le da trabajo.