Las Finales suelen tener una carga de emotividad importante por lo que está en juego; la oportunidad de coronar un semestre como el mejor equipo del futbol mexicano y obtener la más grande alegría que el futbol te puede dar: salir campeón. Sin embargo, lo que implicaba la noche este domingo en la cancha del Estadio Jalisco, al menos en uno de los dos bandos, iba más allá, algo que Atlas y León sabían con certeza.

Atlas saltó a la cancha del Coloso de la Calzada Independencia con la desventaja de un gol en el marcador global (2-3), pero la fe intacta de La Fiel por romper una maldición de 70 años sin bordarle una nueva estrella al escudo. La gente se encargó de hacer de cada rincón del inmueble una fiesta llena de apoyo, aliento y esperanza en contra de un León que, con su oficio, quería llevarse la copa de regreso a casa, la novena en su historia.

Polémico gol del Atlas para el 3-3 global

Después de las aproximaciones y las fallas, finalmente la madriguera del zorro estalló. Jeremy Márquez se encontró con una pelota en las afueras del área; sin dudarlo, buscó un disparo a portería que picó en el pasto, se elevó y en el viaje se encontró con la cabeza de un Aldo Rocha que se levantó lo más que pudo a fin de darle dirección de red al esférico.
 
El festejo en el que estaba envuelto el estadio se vio pausado por unos segundos. El VAR detectó una posible posición adelantada de Rocha al momento del remate, pero al no encontrar una toma contundente para echar atrás la decisión, se dio por buena la jugada. ¡Gol de Atlas! ¡Gol que ponía a soñar a La Fiel! 
 

La increíble falla de Zaldívar

Con el empate en el marcador global y el cronómetro en curso, el partido se acercaba a una zona en donde el margen de error era nulo, cualquier falla podría representar decirle adiós a la copa, por lo que la tensión se respiraba desde la cancha hacia una tribuna expectante. Atlas lo buscaba más, pero León mostraba las garras cada que iba al frente.
 
El poste, tan villano en el primer tiempo con Quiñones, repitió la maldad a Brayan Trejo. El joven rojinegro tiró un par de regates en el área, fusiló a Cota y reventó la de gajos en el larguero; el balón picó sin rebasar la línea de gol y llegó justo a donde estaba Edgar Zaldívar, quien no tenía nada más que hacer que darle un pase a la red, pero en lugar de eso, se la entregó al arquero, en una jugada tan increíble como la de Butragueño en la Final de la 1995-96.

Tiempos extra de mero trámite

Entre nervios e inseguridades transcurrieron los 30 minutos de los Tiempos Extra, el ímpetu del Atlas parecio ser sofocado por el León, que con un hombre menos tras la expulsión de Emmanuel Gigliotti, quien apenas y alcanzó a oler el césped del Jalisco antes de salir por tarjeta roja un tanto rigorista.

Camilo Vargas decidió volver a vestirse de héroe tras detener al 108' un mano a mano a Elías Hernández, con lo que se selló el empate global, todo se definiría desde los 11 pasos.

El drama de los penaltis para conocer al Campeón

No podía ser de otra manera, así, hasta la dramática tanda de tiros de penalti, esa odiada por tantos y amada por otros más...

La tanda la arrancó León, dejándole (más) presión al Atlas.

  • Elías Hernández (León) Anotó (0-1)
  • Jesús Angulo (Atlas) Anotó (1-1)
  • Fernando Navarro (León) Falló (1-1)
  • Aldo Rocha (Atlas) Falló (1-1)
  • Ángel Mena (León) Anotó (1-2)
  • Édgar Zaldívar (Atlas) Anotó (2-2)
  • William Tesillo (León) Anotó (2-3)
  • Christopher Trejo (Atlas) Anotó (3-3)
  • Luis Montes (León) Falló (3-3)
  • Julio Furch (Atlas) Anotó (4-3)

De esta manera, Atlas se impuso 4-3 en tanda de penaltis (3-3 global), consiguiendo LA SEGUNDA ESTRELLA EN SU HISTORIA Y TERMINANDO CON UNA SEQUÍA DE 70 AÑOS.