Lo meramente informativo indica que Detroit Tigers derrotó de visita por 5-2 ante Chicago White Sox en su primer partido de la serie de tres que sostendrá en el Guaranteed Rate Field, por la Major League Baseball (MLB); sin embargo, este juego quedará marcado por la vuelta de una problemática que siempre saca ronchas: el robo de señas.

En ese sentido, la máxima figura de la escuadra de Michigan, el primera base venezolano Miguel Cabrera acusó directamente al segunda base rival, Nick Madrigal, de indicarle al receptor, Yasmani Grandal, y al lanzador, Lucas Giolito, que el rival estaba ejecutando esta acción, por la cual Houston Astros fue sancionado por las Grandes Ligas.

"Él tiene que aprender a respetar ya que nunca estaré a favor de eso y él no puede estar lanzando acusaciones de ese tipo, es una mierda que diga eso. Que se vaya al car...", aseguró el jugador de los Tigers en conferencia de prensa. 

 

Acusaciones de robo de señas en White Sox vs. Tigers
 

La respuesta por el lado de Chicago llegó de la mano de su manager Tony La Russa, quien aseguró en conferencia de prensa que si bien le cree a Cabrera, le ha ordenado a sus jugadores que estén atentos cuando este tipo de situaciones ocurra.

"Me di cuenta brevemente durante el juego, Miguel es un Salón de la Fama garantizado, se ha ganado el respeto y si él dice que no está recibiendo ayuda desde la segunda base, entonces no la está recibiendo; pero sí les pedimos a nuestros infielders del medio del cuadro que estén activamente cuidando las señas", afirmó el estratega de los White Sox. 

 

 

Por su parte, el manager de los Tigers, A.J. Hinch, se refirió brevemente a la situación, e indicó que "creo que los jugadores deben encargarse de arreglar ese tipo de cosas".