Todo es posible en el concierto deportivo en el que el Comité Olímpico Internacional (COI) tiene sus intereses. Sin que esto suene como peyorativo sino todo lo contrario, para el COI el movimiento olímpico debe renovarse y abrir el juego a nuevos deportes para renovarse adentro y afuera de sus límites. En línea con esta postura, National Football League (NFL) tiene un claro propósito: elevar al flag football como deporte olímpico para el año 2028.

El flag football es una modalidad del fútbol americano sin tackles y en la que en vez de tirar al suelo al rival, el equipo defensor debe quitarle uno de los dos banderines o pañuelos que cuelgan a los lados de la cintura de cada jugador),

De esta forma, la NFL puso manos a la obra para que el flag football tenga su debut olímpico en Los Ángeles 2028. Según alegan, el aporte de esta modalidad del fútbol americano sumaría a más televidentes y con ello a más inversores para el COI.

 

Quien reveló este plan fue Damani Leech, director de operaciones de NFL International, quien confirmó e informó el deseo de efectivizarlo. En una entrevista con la cadena de noticias CNBC, Leech dijo que participar de los Juegos Olímpicos será vital para la expansión del fútbol americano a nivel mundial. "Tenemos que mejorar el juego. Si el flag football se convierte en deporte olímpico, más países invertirán en él", contó Leech. La NFL quiere expandir su alcance a través del flag football para hacer crecer el negocio internacional a 1000 millones de dólares anuales durante los próximos 10 años. Por eso, para la NFL es estratégico la inclusión del flag football como deporte olímpico, dado que eso podría acelerar el proceso de atraer más dinero a sus arcas.

Acaso impulsado con lo que pasó con el rugby seven que logró ser olímpico desde los Juegos de Río 2016, para la NFL abrir este sendero olímpico es, para ellos, regresar a su deporte a un lugar que tuvo en los Juegos de Los Ángeles 1932 cuando fue parte de aquella cita en modo promocional. Para Atlanta 1996, la NFL presentó un pliego oficial ante el COI solicitando la inclusión del fútbol americano pero el ente lo rechazó por considerar a esta disciplina como un deporte de extremo desgaste físico y contacto "peligroso" entre sus competidores. Se sabe, el fútbol americano es muy difícil que pueda ser incluido en el programa olímpico (al igual que el rugby), dado que la recuperación de los jugadores es larga al precisar una semana entre un partido y otro.

Para la NFL, los Juegos Mundiales, que se celebrarán en Birmingham, Alabama, del 7 al 17 de julio de este año, brindarán una vitrina internacional para demostrarle al COI que la adición del flag football podría funcionar.

La decisión, por sí o por no, recién se sabrá en diciembre próximo cuando el COI tenga una reunión en la que definirá si el flag football será un deporte olímpico.