Desde su lanzamiento oficial en noviembre del año pasado, la cantidad de consolas PlayStation 5 distribuídas por Sony a lo largo y ancho del mundo ha quedado más que corta, al menos con respecto a la demanda por parte de la comunidad gamer. Y parece que ésto seguirá sucediendo hasta el 2023.

El motivo para que ésto suceda es la poca cantida de semiconductores, que actualmente afecta muchos productos tecnológicos, más allá de la PS5, y es un problema mundial que comenzó con la pandemia y que le llevará a los productores bastante tiempo para alcanzar la demanda del mismo.

Al menos así lo explcaron desde los desarrolladores de hardware "TSMC", y desde un principio, la falta de este semiconductor es uno de los motivos por el cual no llegan al mercado tantas PS5 como uno esperaría. Y esto también aplica a automóviles, cámaras, ordenadores y varios otros productos que necesitan estos artefactos para funcionar.

Según explican en el portal norteamericano Bloomberg, desde TSMC predicen que esto seguirá de esta manera al menos hasta el 2022, sino incluso hasta el 2023.

"La demanda que vemos sigue siendo alta. En 2023, esperamos poder ofrecer mayor capacidad de soporte a nuestros clientes. Especulamos que para ese momento veremos que la cadena de requerimiento se aliviane un poco", explicó C.C. Wei, el Jefe Ejecutivo de Taiwan Semiconductor Manufacturing Co.

Como sabemos, TSMC es una de las empresas más importantes a la hora del desarrollo de semiconductores, la cual ofrece soporte a compañías como Apple y AMD, y está claro que si una compañía como TSMC no es capaz de entregar la cantidad de productos, difícilmente esto pueda tener una rápida solución.