El escándalo de Novak Djokovic y su situación legal con el ministerio de Inmigración de Australia continúa. Si bien el juez ha fallado en favor del tenista, el asunto aprece estar lejos de acabar. Ahora han salido a la luz nuevas inconsistencias en las alegaciones del serbio que pueden acabar dándole problemas.

Fue este lunes 10 de enero que Novak Djokovic ganó en la corte australiana. El juez, Anthony Kelly puso al líder del ránking ATP en libertad tras varios días detenido. El balcánico ha defendido su exención médica para ingresar a Australia, pero la información que circula este martes no le ayuda para nada. 

 

Evidencia contra Djokovic

Ben Rothenberg, colaborador de The New York Times, ha estado publicando en su cuenta de Twitter distintas inconsistencias en la información proporcionada por Nole a las autoridades australianas. El periodista pone en duda la veracidad de las pruebas PCR del número 1 del mundo. 

"Amigos, esto es más que sospechoso. La prueba de COVID-19 presentada por Djokovic el 16 de diciembre viene con un código QR. Cuando escaneas ese código QR, te lleva a un sitio web que muestra que el resultado fue negaivo, no positivo. Pero ahora, lo he vuelto a intentar y me sale el resultado contrario para el mismo test: positivo. ¿Quién está jugando con esta página web? Todo esto es muy extraño" dijo sobre los resultados de los testeos del tenista en diciembre.

Este además puso en evidencia que Novak Djokovic mintió en la información proporcionada previo al vuelo a Melbourne. El tenista declaró que no había viajado en los 14 días previos al vuelo a Australia. No obstante, las propias redes sociales del serbio muestran que hizo un viaje de Belgrado a España previo a su vuelo a Melbourne. Las autoridades investigan estos datos y se espera mayor información en las próximas horas.