Lo que empezó siendo como una gran experiencia para Julen Lopetegui, a poco se fue convirtiendo en una pesadilla para él en Sevilla; equipo que en la jornada del miércoles 5 de octubre cayó goleado 4-1 a manos de Borussia Dortmund en el marco de la tercera fecha de la Champions League.

Claro está que era un secreto a voces que el duelo frente a los alemanes iba a ser su último en el banquillo técnico del cuadro andaluz, incluso si el marcador hubiera terminado en triunfo, el director técnico iba a abandonar la institución en la cual duró algo más de 3 años.

Tras el encuentro compareció ante la prensa del equipo y allí se refirió a lo que fue su salida de allí: "me han comunicado que dejo de ser el entrenador del Sevilla el presidente y el vicepresidente. Han sido tres años espectaculares, históricos, tocamos plata, conseguimos tres clasificaciones consecutivas para la Champions y este año no hemos arrancado bien y han tomado una decisión que tengo que aceptar, aunque me disguste”.

También aprovechó para darle las gracias a la fanaticada: “simplemente tengo que mostrar agradecimiento a la gente que me trajo: a Monchi, al consejo, a mis futbolistas, a todos y a nuestra afición, porque me habéis ayudado a conseguir lo que hemos conseguido y sobre todo a nuestra afición”.

Y es que tras la dolorosa derrota, una parte del estadio Ramón Sánchez Pizjuán aplaudió al entrenador: “el reconocimiento que me han dado me lo llevo para mí, porque es de los grandes reconocimientos que me llevo para mí, la afición es inteligente y soberana y saben lo que ha pasado en estos tres años y pico. Tengo emociones encontradas, pero la primera es de agradecimiento y no quiero pensar en una palabra negativa".

Ante este contexto, el camino queda expedito para el timonel argentino, Jorge Sampaoli quien tomará por segunda vez las riendas del conjunto de la capital andaluza. De hecho, desde ya se habla de varios refuerzos que habría solicitado a la directiva del club.