Juan Ramírez tuvo su debut en Boca y fue uno de los mejores jugadores del partido, dando sensaciones que ilusionan en el equipo de la Ribera. Si bien el partido terminó en un 0 a 0 ante Talleres, Ramírez se destacó entre todos los jugadores del campo, siendo una de las figuras junto a Agustín Rossi.

Sin embargo, así como destacó, también vivió una insólita jugada en la cual pudo haber convertido un gol para darle la ventaja a Boca pero prefirió dársela a Cristian Pavón y allí la pelota fue interceptada por un defensor de Talleres.

Ramírez cortó bien con la presión en esa jugada y avanzó a velocidad con la pelota en su poder, pero luego dudó y la situación del gol claro para Boca se desvaneció. Luego del partido, el volante recién llegado a Boca explicó por qué no le pegó al arco.

"Le estaba por pegar pero justo me la pidió Cristian (Pavón), entonces en una milésima de segundo hay que decidir ahí y se la quise dar, pero la mejor opción era pegarle". Pecó de generoso Ramírez.

De todas formas, no quedó ahí, ya que después emuló a Russo con su típica frase: "Son decisiones, cuando alguien te la pide cambias de opinión y es tarde volver atrás después". Por último, afirmó rotundamente a lo que el periodista Diego Monroig le preguntó: "Era el primer partido, si llevaba diez en Boca le pegaba".