Roger Federer no pudo ante la vitalidad y el juego agresivo del canadiense Felix Auger-Aliassime y terminó cayendo en los octavos de final del ATP 500 de Halle en tres sets por 6-4, 3-6 y 2-6 en casi dos horas de partido.

En el primer set, se vio a un Roger Federer contundente, pero aún así sin las luces de años anteriores en el césped. El suizo batalló con su servicio, dándole al canadiense 4 oportunidades de quiebre que pudo salvar. Federer, en cambio, aprovechó la única opción que le dio su rival con el saque en el séptimo game para quebrarle. De ahí en más, Roger sostuvo y se llevó el set por 6-4.

En la segunda manga, se vio a Federer un poco más impreciso que de costumbre. El trámite fue parejo hasta el sexto game, en donde Auger-Aliassime logró romperle el servicio al suizo para tomar ventaja. El break le afectó a Federer, quien tras ese juego no encontró su ritmo y terminaría perdiendo el parcial por 6-3, llevando todo a un tercero y definitivo.

En el último set, Federer comenzó de la peor manera posible. Si bien salvó tres break point, no pudo con el cuarto y tempranamente le cedió el saque al joven canadiense. Un nuevo quiebre de Auger-Aliassime prácticamente sentenciaría el partido a favor del canadiense, quien después lo terminó cerrando por 6-2 y, así, el partido.

De esta manera, Roger Federer no pudo seguir avanzando en uno de sus torneos preferidos, Halle, en el cual ha obtenido la corona en 10 oportunidades. El suizo sigue sin encontrar el tenis y el ritmo que necesita para ser un candidato serio a llevarse Wimbledon, torneo que ha ganado en 8 oportunidades.