Dos casos de agresiones contra las mujeres cometidos por jugadores de la Liag MX están causando malestar en el entorno en este joven torneo Grita México Apertura 2021 y los protagonizaron Renato Ibarra, volante ofensivo del América, y Marco García, mediocampista de Pumas.

En septiembre de 2017 Marco García, entonces de 17 años, le tomó fotografías por debajo de la falta a una profesora; el jugador fue suspendido dos meses y enviado a tratamiento sicológico. Después debutó con Pumas en la Liga MX en el Clausura 2020 y cuando la prensa ventiló el caso fue separado del plantel y luego enviado a Pumas Tabasco y al equipo sub 20. En el Apertura 2021 ha regresado a Pumas.

En marzo de 2020, trascendió el episodio de violencia intrafamiliar de Renato Ibarra con su pareja Lucely Chalá. El jugador estuvo a punto de ser remitido al penal, pero recibió el perdón. El América lo separó y lo envió prestado al Atlas donde pasó los torneo Guard1anes 2020 y Guard1anes Clausura 2021, pero está a punto de reaparecer con las Águilas.

La opinión de José Ramón Fernández

El tema de ambos jugadores y sus reincorporaciones a América y Pumas ha sido aborado en diversos medios de comunicación. En el programa Futbol Picante José Ramón Fernández debatió con Jorge Pietrasanta y lanzó un comentario en el que fue más severo con Renato Ibarra y más consecuente con Marco García.

"Hay un muchacho de Pumas que ya también está jugando, porque si vamos a hablar de una cosa también hay que señalar la otra", dijo Jorge Pietrasanta y José Ramón Fernández esgrimió que "el jugador de Pumas está acusado de ser un acosador sexual, pero no de violencia, y no es lo mismo, la violencia es golpear en este caso a una mujer y eso es más violento".