El trabajo que hizo Ignacio Ambriz en su última experiencia en la Liga MX con León lo depositó merecidamente en Europa: si bien la regularidad no le duró como para ser calificada como una dinastía, fue muy constante y desplegó un futbol de alto vuelo durante un tiempo prolongado. Ahora, eso es pasado y su actualidad lo encuentra en Huesca.

Tras un inicio soñado en la Segunda División de la Liga de España, con dos triunfos en las primeras dos jornadas, su escuadra cayó por 2 a 1 como visitante ante Las Palmas. Eso frenó las ilusiones de Nacho, que de todas maneras se tomó con calma la derrota porque ocurrió en el arranque del campeonato.

"No entramos bien al partido. Fueron 15 minutos en los que no estuvimos tan despiertos como otros días y nos vamos con una derrota ante un buen equipo, que va a estar en lo alto de la tabla de posiciones", señaló el mexicano en la conferencia de prensa luego del encuentro disputado en el Estadio de Gran Canaria.

Además, el entrenador se tomó un momento para analizar lo que fue el trámite del juego: "Nos encontramos con un gran rival que salió muy bien. Cometimos un error en el penalti que marcó todo el partido. Después, su transición fue rápida y nos metieron el segundo. Perdimos el control en ese inicio".

Quiere más refuerzos

A su vez, Ambriz adelantó que la directiva de Huesca está trabajando para que la plantilla sume refuerzos en los próximos días. Es necesario un equipo con más jugadores para ser más competitivos a lo largo de la temporada.