Casi que desde que está en la Selección Argentina, a los compañeros de Lionel Messi siempre se les reprocha la poca precisión a la hora de encontrarlo.

 

Quedó claro en la última Copa del Mundo y también en el amistoso cercano ante Venezuela en Madrid, España.

Sin embargo, este viernes ante Nicaragua, el Diez fue asistido como merece en el comienzo del partido.

 

Giovani Lo Celso, de frente al arco, le puso un pase perfecto y dejó a Messi mano a mano contra el arquero.

Pero el capitán demostró que es humano y le pegó muy mal.